viernes, 13 de junio de 2014

¿Qué es la asignatura de Religión?


Con demasiada frecuencia los medios de comunicación, cuando han hablado de ella, la relacionan con conflictos que, casualmente –o no tan casualmente-, nunca tienen que ver realmente ni con su profesorado ni con esta materia en sí: siempre vienen dados por colectivos y alguna corriente ideológica que ejercen una constante intolerancia respecto a esta asignatura.
Es muy fácil hablar de lo que son las Matemáticas, Lengua, Conocimiento del Medio Natural o Social, Idiomas,… etc, todo el mundo sabe lo que son todas estas materias. Sin embargo oir la palabra “Religión” nos genera muchos significados no tan claros y precisos como los que entendemos al oir hablar de las demás áreas académicas.
Quienes la conocen bien, saben que esta materia es:

  1. Una oportunidad de entrar en contacto con el hecho religioso, conocerlo, valorarlo y comprenderlo.
    1. El hecho religioso ha venido expresándose en el arte, en la cultura, costumbres populares, celebraciones festivas, … a través de muy diversos elementos desde la más remota antigüedad hasta nuestros días (lenguaje, pintura, escultura, arquitectura, música, teatro, cine,… en todo ello hallamos multitud de ejemplos que lo demuestran).
    2. Conocer el hecho religioso en todas sus manifestaciones permite, por lo tanto, conocer y comprender nuestro mundo de hoy.
    3. Ni siquiera es requisito tener fe para poder acceder a esta cultura del hecho religioso: hay sobrados elementos objetivos como para valorar y asumir que esta materia ofrece una excelente ocasión de entendernos a nosotros mismos en nuestros respectivos contextos socioculturales.
  2. Una opción libre, un derecho innegable -quien no lo quiere sencillamente no lo disfruta-, en manos de las familias para que los hijos e hijas adquieran esta formación.
    1. Los artículos 26.3 de la Carta Universal de los Derechos Humanos, el Art. 27.2y3. de la Constitución Española y el Art. 14.3 de los Derechos Fundamentales de Niza (Unión Europea)  detallan perfectamente ese derecho y amparan a toda la ciudadanía, a todas las familias que elijan esta formación para sus hijos.
    2. Aparte de esto, existen unos Acuerdos Iglesia-Estado Español vigentes desde 3 de enero de 1979 que concretan la forma en que ese derecho de las familias se lleva a cabo en la escuela. (No es privilegio alguno de la Iglesia Cristiana Católica; toda confesión religiosa puede materializar de igual modo sus acuerdos específicos con el Estado; España es un “estado aconfesional”, así lo afirma la Constitución Española Art.16.3).
  3. Un camino para la búsqueda de respuestas a nuestros interrogantes más profundos: ¿quiénes somos, qué hacemos aquí, qué sentido tiene nuestra vida, hacia dónde vamos,...? y un espacio para formular y compartir otras cuestiones de interés para nuestra existencia.
    1. El hecho religioso es expresión material, simbólica y espiritual que el ser humano ha ido desarrollando desde los tiempos más remotos de su existencia con la intención de relacionarse con la divinidad. El ser humano siempre ha intuido que no todo se acaba en esta vida ni todo se reduce a lo material e intelectual; el ser humano tiene sed de trascendencia.
    2. Esta sed de trascendencia y su conexión con ella le aporta sentido a su existencia y es esa búsqueda de sentido la que le va orientando y guiando, el motor de toda su vida.
    3. La Religión aporta también y sobre todo esta dimensión que se presenta como oferta a todos por igual (unos decidirán aceptarla y la elegirán… otros no, pero al menos existe la posibilidad de conocerla y desarrollarla, cada cual desde el proceso que elija seguir).
  4. Una manera de estar en el mundo: siendo críticos con la realidad, aportando alternativas constructivas y siendo coherentes con nuestras propias palabras. 
    1. Conocer el hecho religioso con amplitud y profundidad adecuadas a cada edad obviamente lleva consigo conocer a quien o quienes de alguna manera promovieron estas religiones, conocer el mensaje que intentaron transmitir y los valores que se hallan explícitos e implícitos en él.
    2. En la religión Cristiana Católica hay una referencia explícita: Jesús de Nazaret y su Buena Noticia. Su mensaje no son sólo palabras, es también experiencia que Él vivió y que se halla desde sus orígenes encarnado constantemente en la realidad, es un mensaje que asume la realidad pero al mismo tiempo la transforma.
    3. La asignatura de Religión Cristiana Católica tiende constantemente, por lo tanto, a traducir los contenidos teóricos en análisis crítico de la realidad cualquiera que sea, proponer alternativas viables en esa misma realidad y animar a llevar a la práctica esas alternativas transformadoras.
  5. Una fuente de valores y reflexión sobre los mismos siempre en relación con la Buena Noticia que el Maestro de Nazaret nos dio a conocer.
    1. Observando las palabras, hechos y actitudes de Jesucristo pueden descubrirse inmediatamente una inmensidad de valores humanos que hoy son defendidos y promovidos por códigos de conducta social tan importantes y asumibles por todos como la Carta Universal de los Derechos Humanos, la Declaración del Milenio, Carta de la Tierra,…
    2. Jesús de Nazaret hace del amor a Dios y a todo ser humano,  especialmente al más necesitado, el núcleo de toda su predicación. De ese amor al estilo de Dios y del modo en que es expresado al mundo se derivan las actitudes, conductas, motivaciones y hechos que aportarán a la persona orientación, realización personal, relaciones constructivas consigo mismo, con los demás y con el entorno natural, ayudando a la persona a ir alcanzando una vida llena de sentido.
  6. Una forma de entablar el constante diálogo Fe-Cultura que no debe faltar para que la persona pueda desarrollarse de forma armónica, completa sin que ninguna de ellas tiranice a la otra sino que mutuamente se enriquezcan.
    1. Con frecuencia este diálogo Fe-Cultura se ha mostrado a veces inexistente, otras veces una se ha impuesto a la otra hasta el punto de oponerse incluso violentamente; sólo en los últimos tiempos, especialmente a partir del Concilio Vaticano-II, se han ido revisando estas relaciones y ensayando nuevos caminos en los que Cultura, Ciencia, Conocimiento,… han dejado de ser el supuesto peligro para la Fe y la Fe ha ido rescatando lo que le es propio; la Fe ha ido aprendiendo a respetar, valorar y potenciar los avances culturales y científicos y la Cultura ha ido comprendiendo que la Fe bien conocida y bien vivida no es un impedimento sino una ventana abierta a la trascendencia, al mundo del espíritu que en nada se opone al desarrollo humano cuando éste redunda en beneficio de todos, no sólo de unos pocos.
    2. En este diálogo Fe-Cultura se incluye también el necesario diálogo y valoración de otras confesiones religiosas con las que se está tratando de llegar no sólo a un mínimo de entendimiento y comprensión sino a buscar puntos de encuentro, caminos que lleven a la unidad sin que nadie se imponga sobre nadie y juntas busquen el bien de toda la humanidad.
    3. La asignatura de Religión y su relación con otros saberes en la escuela es excelente instrumento  para ir desarrollando ya ese necesario e imprescindible diálogo Fe-Cultura en igualdad de condiciones; aparte de ello, se constituye también en foro de diálogo interreligioso e incluso entre creyentes y no-creyentes en un mismo espacio pero buscando el mutuo entendimiento en lugar de la confrontación excluyente.
Podría hablarse mucho más, ampliar el número de estas seis notas de la Enseñanza Religiosa Escolar y profundizar bastante más en cada una de ellas (si alguno desea hacerlo queda el espacio de “Comentarios” y con gusto se acogerán esas aportaciones) pero al menos ya queda expuesto y mínimamente explicado lo que esta asignatura representa en la escuela.

PARA NUESTRA REFLEXIÓN:
  • Aparte de los elementos anteriormente citados que forman parte de la asignatura de Religión, ¿qué otros apuntaríamos?.
  • Cuando apuntamos a nuestros hijos en Religión ¿por qué lo hacemos?, ¿qué esperamos de esta materia y su profesorado?.
  • Si por el contrario no los hemos apuntado hasta ahora ¿qué nos impide o dificulta dar ocasión a nuestros hijos de formarse también en esta área?.
  • ¿Contactamos unos y otros con el profesorado de Religión para que nos explique bien qué es esta materia y pueda hablarnos de su realidad, más allá de lo que tan sesgadamente a veces cuentan de ella los medios de comunicación?.
PARA AMPLIAR, CONTRASTAR O PROFUNDIZAR: