sábado, 27 de junio de 2015

Prevención de accidentes en verano




El verano es sinónimo de vacaciones para muchos pero el mejor de los veranos puede ser un sinfín de problemillas si no tenemos cuidado con lo que nos rodea en ambientes nuevos, si no vigilamos bien lo que hacemos o no tomamos las debidas precauciones para que "esas cosas" no nos sucedan.

Algunas ideas para prevenir accidentes domésticos.  
  1. QUEMADURAS POR EL SOL. Para evitar las quemaduras:
    • Los niños deberán tomar el sol sólo poco a poco.
    • Es muy importante tener en cuenta que el primer día no es aconsejable superar los diez minutos de exposición, aumentando el tiempo cinco minutos cada día.
    • Deberán usar crema con factor de protección suficiente y tener especial cuidado con los rayos que refleja la arena o el agua.
    • En el caso de bebés menores de seis meses los tendremos tapados con ropa ligera, incluso cuando permanezcan en la sombra, especialmente los primeros días.
  2. Uno de los peligros más graves relacionados con el sol son las INSOLACIONESproducida por una exposición excesiva y sin protección a los rayos solares.
    • Para prevenirlas, hay evitar estar al sol en las horas centrales del día y, en ningún caso, hacerlo sin protección en la cabeza.
  3. Los niños, junto con los ancianos, son uno de los grupos más vulnerables a las DESHIDRATACIONES. Éstas se producen cuando la pérdida de líquidos en nuestro organismo (por el sudor, la respiración o por trastornos como vómitos o diarreas) es superior a la entrada.
    • Para comprobar que un niño está bien hidratado observaremos su piel: si al plegarla con nuestra mano (en un suave pellizco) y soltarla recupera su aspecto terso, el niño está bien hidratado.
    • Si, por el contrario, los pliegues permanecen, acudiremos al centro de salud más próximo.
    • Para EVITARLAS haremos que los niños beban suficientes líquidos, evitaremos abrigarles en exceso, que hagan ejercicio físico intenso en ambientes muy calurosos y que permanezcan al sol en las horas centrales del día.
  4. Uno de los riesgos más dramáticos durante el verano es el peligro de AHOGAMIENTO.
    • Para prevenirlo, procure entrar en el agua lentamente y de forma progresiva, respete siempre la pausa de la digestión y nunca se bañe inmediatamente después de comidas copiosas.
    • En las zonas públicas de baño seguiremos siempre las indicaciones de vigilantes y socorristas, y –en el marde las banderas de advertencia, o de otras señalizaciones de peligro.
    • Los juguetes flotantes (colchonetas, flotadores...) deben usarse SIEMPRE con la supervisión de un adulto.
  5. Uno de los trastornos mas molestos son las DIARREAS ESTIVALESPara prevenirlas tome las siguientes precauciones:
    • Conserve los alimentos en le frigorífico, incluso aquellos que ya estén cocinados.
    • El tiempo que debe transcurrir entre la preparación de los alimentos y su consumo debe ser el menor posible, especialmente en aquellas comidas que contengan huevo.
    • Con los vómitos y diarreas se pierden sales minerales y agua. Cuando éstos aparezcan y hasta que vaya al médico comience con una dieta para evitar la deshidratación y recuperar la pérdida de agua.
  6. Para evitar CORTES, y también infecciones dérmicas, debe proteger siempre sus pies con zapatillas o chanclas, tanto en la piscina como en la playa.
  7. Las LESIONES DE CUELLO Y ESPALDA pueden ser muy peligrosas. Para prevenirlas:
    • Evite lanzarse al agua desde alturas o contra una ola.
    • Si lo hace, compruebe siempre la profundidad antes de zambullirse.
    • En trampolines, toboganes y demás atracciones acuáticas siga las normas de seguridad de las instalaciones y las indicaciones de los vigilantes.
  8. Para evitar y/o afrontar las PICADURAS de insectos:
    • En las comidas al aire libre, procuraremos tener los alimentos siempre tapados.
    • Si nos ronda una avispa no haremos gestos desordenados o llamativos.
    • Es conveniente recordar que nunca debemos frotar una picadura.
    • Cuando el agujón esté retirado le aplicaremos hielo envuelto en una tela o gasa para aliviar el dolor y reducir la inflamación.
  9. No BAJE LA GUARDIA cuando sus vacaciones acaban.
    • Prepare el regreso con suficiente antelación, eludiendo volver a casa en las fechas en que se prevea mayor afluencia de tráfico.
    • Es recomendable volver a casa al menos 24 horas antes de que los ñiños se reincorporen al colegio.
Niños: consejos para un verano divertido y sin accidentes.

Ahogamientos.

Los meses de vacaciones suponen un respiro para los niños de la casa... Con todo el día por delante hay múltiples actividades para divertirse en la playa, en la piscina, en el campo…
Pero también es tiempo de accidentes infantiles, que se llegan a triplicar en esta época.
La Asociación Española de Pediatría (AEP) alerta en estas fechas de que muchos de ellos podrían reducirse con una mayor atención y vigilancia de los adultos.                     
Algunas de las cifras que ponen encima de la mesa resultan alarmantes: entre 70 y 100 niños fallecen ahogados en playas y piscinas españolas cada verano. Los ahogamientos son la segunda causa de mortalidad infantil entre niños de uno a cuatro años, y el 73% de las muertes se producen en piscinas privadas.            
El Comité de Seguridad y Prevención de la Asociación Española de Pediatría (AEP) advierte de que las lesiones se han convertido en la principal causa de mortalidad infantil en Europa. Pero además de los fallecimientos, otros muchos sufrirán lesiones que dejarán secuelas de por vida, la AEP señala que hasta el 25% de los niños y adolescentes ingresados por accidentes afectará gravemente al sistema nervioso central en forma de problemas neurológicos por traumatismos medulares, trastornos del desarrollo piscomotriz, piscológicos… Expertos y pediatras son contundentes y afirman que por cada niño que fallece por una lesión otros 2.000 ingresan en los servicios de urgencia o son atendidos en los centros de salud.

Hay que saber de primeros auxilios.

Todo cuidado será poco. En el agua hay que tener en cuenta que los niños se pueden llegar a ahogar en menos de 6 centímetros de profundidad. A los dos minutos de sumergirse quedan inconscientes, y si se alarga a los 4 o 6 minutos, el daño cerebral será irreversible. Un 20% de los sobrevivientes de un ahogamiento sufren discapacidad neurológica severa y permanente. Por ello, es conveniente que los padres tengan mínimos conocimientos de reanimación cardiopulmonar y de primeros auxilios.
Los niños están preparados para nadar desde los cuatro años, de modo que cuanto antes empiecen a aprender mucho mejor. Además, conviene enseñarles técnicas de seguridad en el agua y habilidades básicas como aprender a flotar y cómo proceder si necesitan ayuda. Es importante hacer partícipe a los pequeños de su propia seguridad explicándole las posibles consecuencias de no respetar normas o de actuar de manera imprudente.
Entre los adolescentes, la proliferación de nuevos deportes acuáticos ha disparado la cifra de accidentes y fallecidos. La AEP señala que las motos acuáticas se han situado como la embarcación más peligrosa, capaz de elevar hasta ocho veces el riesgo de lesiones. En este sentido insiste que no se trata de impedir su práctica sino de que se realicen de manera correcta, conforme a la legislación, a la edad, con calidad de materiales y criterios de seguridad. No obstante, recordemos que ninguna de las medidas puede reemplazar a la vigilancia de padres o cuidadores.

PARA AMPLIAR, CONTRASTAR O PROFUNDIZAR:
PARA LA REFLEXIÓN Y DIÁLOGO EN FAMILIA:
  • ¿En qué nos ha servido la documentación e información ofrecida en este artículo?. ¿Qué otra nos hubiera gustado ver reflejada, tanto en el texto de la entrada como en los enlaces-web para ampliar, contrastar o profundizar?.
  • ¿Por qué y para qué es importante tener unas nociones mínimas de primeros auxilios para nosotros mismos y para nuestros hijos?. ¿Cuándo adquirirlas?, ¿cómo?.
  • ¿Cuáles suelen ser nuestros principales accidentes o los más frecuentes?, ¿cómo podríamos hacer para reducir esa frecuencia?. Pensemos en soluciones concretas, la generalización vaga sirve de poco.
  • ¿Qué podríamos proponernos para formarnos toda la familia en esta cuestión y adquirir destrezas o habilidades que nos lleven a cuidar cada cual de sí mismo y también unos de otros cuando ello sea necesario?.