domingo, 10 de mayo de 2015

12 consejos para una vida feliz, intensa y libre

Muchas personas se pasan la vida esperando para ser feliz. “Si tuviera más dinero”, “si yo pudiera bajar de peso”, “si tuviera esta calificación para el trabajo”, o “si me encontrara a alguien”… “Entonces yo sería feliz.”
Sin embargo, puede ser feliz ahora mismo. Los estudios muestran que la felicidad no es ser guapo, rico y famoso que te hace feliz. A veces incluso no es ni siquiera el hecho de amar o ser amado que te hace feliz y no lo es no porque Quien nos mostró el AMOR como camino de felicidad se equivocara sino porque "nosotros mismos no hemos sabido sintonizar con aquello que nos hace vibrar y sentirnos plenamente nosotros mismos".
Quizás pues es la conjunción de esto último y la experiencia del amor lo que construye los dos raíles sobre el que corre la felicidad, la cual no está al final del camino sino que es el camino mismo.

El secreto de la felicidad.

La felicidad puede ser comparada con “todo lo que te hace vibrar.” Una vez que haya identificado lo que es, organízate para crear esta oportunidad tan a menudo como sea posible.
No hay necesidad de ir a un destino lejano. Pero sí aprovechar cada oportunidad para hacer las cosas conforme crees que necesitas hacerlas. Esto incluso puede significar cambios de todo tipo, incluso radicales.
Todo el mundo puede crear sus propias oportunidades para “vibrar”. Pero a menudo, son las cosas pequeñas y sencillas en la vida que provocan la mayoría de la alegría y son las más vigorizantes.
Pero también puedes, en tu vida cotidiana, coger los hábitos que hacen más feliz. Aquí está una lista parcial:

1.- Salir.
Apagas el televisor, o el ordenador,... te quitas las zapatillas y sales.
Cada hora que pasas viendo la televisión reduce tu esperanza de vida en 22 minutos. La televisión también tiene un impacto importante en la química de tu cerebro. Cuanto más se mira, más fácilmente tu cerebro se pone en modo pasivo, donde los mensajes pasan a través de tu cabeza sin participación. Te conviertes en sugestionable y vulnerable.

2.- Mover.
Algunas personas tienen la suerte de tener un jardín para cultivar y embellecer: este jardín puede ser privado, pero también puede ser comunitario y también, por lo tanto, te permite emplearte en él. Se puede caminar, montar en bicicleta, nadar. El ejercicio aumenta los niveles de serotonina, de dopamina, de norepinefrina, que son sustancias químicas que necesita su cerebro, y que puede contrarrestar algunos de los efectos del estrés y aliviar algunos de los síntomas de la depresión. En lugar de ver el ejercicio como una forma de perder peso o prevenir la enfermedad – efectos que se harán sentir con el tiempo – traten de considerar estos momentos como una herramienta diaria para mejorar de inmediato su estado de ánimo, de relajarse  y sentirse más feliz.
Si tienes un trabajo de oficina, levántate cada diez minutos. Esto contrarrestará los efectos deletéreos de la posición de sentado.

3.- Comer bien y ligero.
Lo que comemos afecta directamente a nuestro estado de ánimo y el nivel de energía a corto y largo plazo. Mientras comer sano trae beneficios saludables al cuerpo y aclarar las ideas, alimentarse de pizza y de comida rápida nos hace apáticos y promueve las enfermedades crónicas. Lo mismo si comemos demasiado.
Después de una comida de verduras frescas y crudas, proteínas y grasas saludables (grasas crudas, ahumados grasas omega-3 de pescado) en cantidades moderadas, no tienes ganas de hacer una siesta, pero te sientes lleno de energía y listo para asumir nuevos proyectos.

4.- Tomar duchas frías.
Esta técnica consiste en ponerse unos minutos bajo el agua caliente o muy caliente, y luego bajar gradualmente la temperatura del agua. En cada nivel, se tiene una sensación de frío y sorprende por unos segundos, pero la piel se acostumbra y la ducha se convierte en agradable. Uno entonces espera unos pocos segundos más y gira de nuevo el grifo para bajar la temperatura. Con un poco de práctica el paso final es ducharnos sólo con el agua fría.
Con el agua fría logramos el efecto antidepresivo. En algún momento, incluso tenemos una sensación de euforia. Después de secarse, se siente uno lleno de energía y entusiasmo.

5.- Hablar menos, escuchar más.
“La palabra es plata, el silencio es oro”. Hablar menos y escuchar más hará que puedas beneficiarte de la sabiduría de otros, al tiempo que ayudas a establecer la calma interior.
Al participar en chismes, hablar mal de la gente, nos hace sumergirnos en un baño de malos sentimientos; nuestro cuerpo, en estos casos, absorbe negatividad. Si tratamos de ser positivos, apartaremos la negatividad de nosotros, nos sentiremos más tranquilos y más pacíficos a continuación.

6.- Asumir la responsabilidad.
Es fácil acusar a otros de ser responsables de sus desgracias, pero las personas felices  asumen sus responsabilidades, reconocen sus errores y tratan de usar sus malas experiencias para mejorar.

7.- Tomar el sol cada día.
¿Hemos notado lo bueno que es salir un día soleado?. La exposición (razonable) al sol ayuda al cuerpo a producir vitamina D, lo cual es bueno para el ánimo.
Ponte un protector solar sólo cuando sea obligado (más de media hora) en casos de un gran sol de verano durante las horas de más calor, o si estás en el mar o en la montaña para  protegerte de la reverberación. Cierto que el protector solar es esencial para prevenir quemaduras, pero los protectores solares tienen la enorme desventaja de bloquear la síntesis de la vitamina D, y a veces contienen productos químicos cancerígenos.
Tomar un poco de sol en la piel desnuda cada día es mucho mejor que hacerlo a todas horas  sólo los fines de semana. Siempre hay que tratar de evitar las quemaduras solares. Al comer muchos antioxidantes (frutas y verduras), se aumenta la resistencia de la piel al sol. La astaxantina, un carotenoide, es particularmente eficaz como “crema solar interna” para protegerse contra los peligros de los rayos UV .

8.- Crear.
Usted no tiene que ser un artista para crear. Usted puede expresar su creatividad de mil maneras: cocinar, cantar, bailar, tener nueva actividad. Para ser creativo no necesitamos ser expertos en nada, basta con "intentar, indagar, pensar y realizar, observar lo hecho y probar nuevas maneras,...".

9.- Barefoot : caminar descalzo.
Cuando se presente la oportunidad, quítate los zapatos y redescubre el contacto del suelo con los pies descalzos. Caminar descalzo no sólo es bueno para el cuerpo, sino también para el ánimo.

10.- Ser amable.
Nuestra sociedad presta atención a las personas violentas, a los abusadores, a los despiadados, pero el hecho es que la amabilidad es contagiosa. Sin embargo, no seamos demasiado “buenos (tontos)”, pero recordemos que cuando somos amables con los demás, nuestro cerebro produce hormonas de la felicidad y neurotransmisores como la serotonina. A continuación, será más fácil entablar relaciones con los demás, lo que promueve sentimientos positivos a nuestro alrededor y en nosotros mismos.

11.- Agradecer.
Asimismo, expresa tu agradecimiento a quienes te rodean. Puedes agradecer a tus padres por darte la vida, gracias a Dios por la Naturaleza, por formar parte de ella, estar en su seno, producir y alimentarte. Puedes mantener un diario donde anotas tus razones para estar agradecido cada día, o mejor aún, lo haces antes de cada comida, aunque sólo sea para alegrarte de tener una mesa cubierta.
Si esto te parece difícil o incongruente, te recomiendo que leas las “Armas de fuego y las flores” (libro por desgracia difícil de encontrar), en el que el pianista Georges Cziffra, a quien llamaban “el pianista del siglo”, cuenta los cuatro años de terrible hambruna y el sufrimiento que él pasó en una mina donde los nazis le habían encarcelado, junto con miles de otros prisioneros húngaros … Leyendo este libro descubrirás que no tiene ya sentido quejarte de nada, y que cada comida que hagas te parecerá una bendición extraordinaria.

12.- Un estilo de vida saludable que te hace feliz.
En muchos sentidos, un estilo de vida saludable también te hace más feliz. La salud física no se puede separar de la salud emocional. Las personas felices tienden a ser más saludables, y viceversa. Por lo tanto, además de los consejos dados anteriormente, las siguientes estrategias te ayudarán a alcanzar un mayor nivel de felicidad:
a)    beber agua de manantial;
b)    limitar su exposición a toxinas, colorantes, conservantes, edulcorantes artificiales;
c)    comer el máximo de alimento crudo, orgánico, si es posible, que se cultive a nivel local;
d)    reducir tu consumo de azúcar y carbohidratos (incluyendo carbohidratos complejos como granos enteros) para disminuir tu nivel de insulina;
e)    hacer ejercicio con regularidad;
f)     tratar de crear las condiciones para dormir bien, y todo el tiempo que necesitas, despertándote cada día a la misma hora, y tan pronto como sea posible.
Jean-Marc Dupuis


PARA AMPLIAR, CONTRASTAR O PROFUNDIZAR:
PARA LA REFLEXIÓN EN FAMILIA:
  • Si hiciéramos una síntesis o bien una recopilación de todas las ideas que hemos hallado en este artículo y también de los que se ofrecen en esta entrada para ampliar, contrastar o profundizar ¿cuál sería el resultado?. ¿En qué elementos se coincide mucho y qué otros apenas o nada pero consideramos que son muy importantes?.
  • ¿Cuáles son las claves para desarrollar una buena salud?.
  • ¿Cómo llevar a la práctica esas claves en nuestra familia, padres e hijos?. ¿Por dónde empezar y cuándo?.