domingo, 10 de noviembre de 2013

¿Qué es ser inteligente?

"Mire usted, su hijo es un artista, hace unos dibujos maravillosos; además se le da muy bien tocar la guitarra: nos ha deleitado en clase ya más de una vez en ratos libres o festivos,.... ¡pero no vale para estudiar!, admítalo, no malgaste el dinero ni el tiempo apuntándole a mayores niveles de estudio".
¿Alguna vez a alguien le dijeron esto o algo parecido en relación con alguno de sus hijos o los hijos de otros?, o lo que es peor: ¿lo hemos pronunciado alguna vez?.


¿Se acuerdan ustedes de los tests psicotécnicos?; a través de aquellas pruebas trataban de diagnosticar "si íbamos a ser buenos estudiantes -íbamos a triunfar en nuestros estudios- o no", ya que bien hechos aquellos ejercicios daban prueba de nuestras capacidades intelectuales, pero... ¿abarcaban aquellas pruebas toda nuestra inteligencia?... pues... no, más bien no; había una gran predilección por la inteligencia matemática y la lingüística y se marginaba escandalosamente a las demás.
A más de uno le dijeron al iniciar el C.O.U. tras estas pruebas:
- "A duras penas usted podrá aprobar C.O.U. con notas muy rascadas pero olvídese de emprender estudios universitarios o medios; mejor opte por la enseñanza profesional y por aquellas ramas que abarquen ciclos muy cortos y cuanto más manuales... mejor".
Aquel estudiante,... oyendo atónito tal predicción de su futuro académico, pensó para sus adentros antes de contárnoslo a su grupo de amigos:
- "Pues yo quiero ser maestro, voy a estudiar Magisterio y lo que sea necesario para obtener una buena nota que me permita obtener la plaza directa" (cuando se podía hacer eso).
Aquel estudiante acabó C.O.U., lo aprobó rascadillo, hizo Magisterio y sacó las mejores notas de su vida; no obtuvo la "plaza directa" pero hizo también una Licenciatura y obtuvo excelentes resultados... y no amargó su existencia en el intento. ¿Dónde quedaron aquellos augurios catastrofistas?. ¿Demostró sobradamente, o no, que era mucho más inteligente de lo que algunas pruebas querían demostrar?.
Esto nos tiene que hacer pensar en la pregunta: ¿Qué es ser inteligente?.

No hay una inteligencia, hay muchas.
"La teoría de las inteligencias múltiples es un modelo propuesto en su libro de 1983 por Howard Gardner en el que la inteligencia no es vista como algo unitario que agrupa diferentes capacidades específicas con distinto nivel de generalidad, sino como un conjunto de inteligencias múltiples, distintas y semi-independientes. Gardner define la inteligencia como la «capacidad de resolver problemas y/o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas»".
Podemos ampliar esta explicación entrando en wikipedia:
Para complementar, ampliar o contrastar esta información podemos visitar también:
Inteligencias Múltiples, a modo de síntesis:
  1. Lingüística: Esta inteligencia consiste en la capacidad de usar el lenguaje para expresarse, ya sea a través de la escritura u oralmente, así como aprender idiomas con facilidad. Pérfil profesional: Escritores, poetas y políticos. Un ejemplo excepcional: Shakespeare o Miguel de Cervantes Saavedra.
  2. Lógico-Matemática: Esta inteligencia consiste en la capacidad de analizar problemas de forma lógica, realizar operaciones matemáticas e investigar temas de forma científica.  Pérfil profesional: Ingenieros y científicos. Un ejemplo excepcional: Einstein.
  3. Musical: Consiste en la capacidad de tocar, componer y apreciar piezas musicales y reconocer los ritmos y tonos. Según Gardner, esta inteligencia funciona de forma paralela con la inteligencia lingüística. Pérfil profesional: Músicos y compositores. Un ejemplo excepcional: Mozart o grupo Oreja de Van Gogh.
  4. Espacial: Consiste en la capacidad de presentar ideas visualmente, crear imágenes mentales, visualizar con precisión, dibujar y confeccionar bocetos. Pérfil profesional: Arquitectos, escultores, fotógrafos y diseñadores. Un ejemplo excepcional: Gaudí.
  5. Corporal-Cinética: Consiste en la capacidad para realizar actividades que requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación óculo-manual y equilibrio. También se incluyen trabajos manuales o expresión corporal. Pérfil profesional: Deportistas, bailarines y cirujanos. Un ejemplo excepcional: Nadia Comaneci.
  6. Interpersonal: Consiste en la capacidad de entender las intenciones, motivaciones y deseos de otras personas. Permite trabajar y relacionarse de forma efectiva con los demás. Pérfil profesional: Docentes, psicólogos y políticos. Un ejemplo excepcional: Pep Guardiola o Madre Teresa de Calcuta.
  7. Intrapersonal: Consiste en la capacidad de entenderse a uno mismo, y apreciar las motivaciones, los sentimientos y los miedos que se sienten. Implica crear un modelo de nosotros mismos que funcione para trabajar de forma efectiva y poder regular nuestras vidas. Un ejemplo excepcional: Dalai Lama.
  8. Naturalista: Consiste  en la capacidad de observar, identificar y clasificar a los miembros de un grupo o especie, e incluso para descubrir nuevas especies. Su campo de observación más afín es el mundo natural, donde pueden reconocer e investigar sobre la flora y la fauna. Pérfil profesional: Biólogos, veterinarios y excursionistas. Un ejemplo excepcional: Felix Rodríguez de la Fuente.
 ¿Cómo potenciar la inteligencia de nuestros hijos?.
Así se titulan varios libros que pretenden ayudarnos a los padres y madres a desarrollar las capacidades intelectuales de nuestros hijos. Hoy la pregunta sería: "¿Cómo potenciar las inteligencias de nuestros hijos?".
En la red de redes podemos hallar también una buena base documental que da respuesta a esta cuestión y que les invitamos a leer con atención:
Conclusiones:
  1. Interactuemos con nuestros hijos siempre desde el cariño, la ternura y, al mismo tiempo, con la atención puesta en una disciplina que oriente bien sus pasos,... porque es a través de ambos instrumentos que los hijos adquieren la capacidad de la autoestima... y la autoestima es el principal estimulante del cerebro y por lo tanto de su inteligencia.
  2. Como dice Howard Gardner, prestemos la máxima atención posible a las destrezas, habilidades, capacidades y potencialidades que observemos en nuestros hijos y hagamos todo lo posible para que las desarrollen facilitándoles los medios.
  3. Animemos a nuestros hijos a proponerse metas, objetivos a conseguir; hagamos que ellos mismos también piensen en los medios que van a necesitar para lograr sus fines e impulsemos la puesta en práctica de todo aquello que se propongan.
  4. Acompañemos el proceso de desarrollo intelectual desde la positividad, no desde la crítica negativista constante de los errores; nuestro papel es el de mostrar caminos abiertos y ayudar a rectificar, cambiar, cuando haya errores buscando maneras de lograr ese cambio... no de machacar restregando constantemente los fallos.
  5. Fomentemos la lectura, la indagación, la curiosidad, el afán de conocer, descubrir cosas nuevas,... y valoremos por igual todas las formas que nuestros hijos empleen para aprender y expresar aquello que adquieren. Tanto valor puede tener una "redacción" sobre una actividad realizada como el "escenificarla" o "hacer un dibujo sobre ella".
  6. Enseñémosles a "priorizar" y razonar el porqué algo es primero que otra cosa ayudándoles a descubrir las consecuencias de optar por una u otras formas de organizarse y obtener a continuación sus propias conclusiones.
  7. Fomentemos su iniciativa y autonomía; que vayan adquiriendo cada vez más capacidad de resolver por sí mismos las cuestiones cotidianas de su vida (vestirse, arreglarse, alimentarse, organizar su trabajo escolar, afrontar y resolver un conflicto,...).
  8. Promovamos el crecimiento de su sentido de la responsabilidad: para ello nada mejor que se vean y se sientan responsables, encargados, de ciertas tareas del hogar en las que participen como uno más o bien sean sus únicos protagonistas.
  9. Seamos ejemplo de todo esto que les pedimos o proponemos: que puedan ver en nosotros que lo valoramos no sólo con las palabras sino con nuestras prácticas y actitudes también.
PARA LA REFLEXIÓN EN FAMILIA:

  • ¿Qué conclusiones obtenemos de la lectura de este artículo y de los textos-web que nos propone para la ampliación o contraste de la información expuesta?.
  • ¿En qué nos ha enriquecido lo aquí expuesto en relación con lo de "ser inteligentes"?.
  • ¿Qué implicaciones tiene para la educación de nuestros hijos el concepto de inteligencia que señala Howard Gardner?.
  • ¿Podemos estar de acuerdo con las "conclusiones" que redactamos al final de este artículo?, ¿señalaríamos otras?,  ¿cuáles?.
  • ¿Por qué influyen o pueden influir estas "conclusiones" en un mejor desarrollo de las inteligencias de nuestros hijos?.
  • ¿Qué cambios en nuestro proceder educativo necesitamos introducir para ayudar mejor a nuestros hijos  en su crecimiento personal?, ¿cómo llevarlos a cabo?.