domingo, 7 de marzo de 2010

Derechos Humanos


El 10 de diciembre es el "Día internacional de los Derechos Humanos", tema que se aborda también en el ámbito escolar por sobradas razones desde las tutorías y desde asignaturas como Religión y Educación para la Ciudadanía.
¿Hay que hablar también de ello en el ámbito familiar?. ¡Naturalmente!, porque hay sobrados motivos. ¿Le damos importancia a los contenidos de ciertos videojuegos?: averigüen si no "qué hay que hacer para llegar a cumplir una misión", ¿es eso inocuo?; hay mensajes subliminales que atentan directamente al valor que la vida humana tiene en sí misma.
Todo arranca de ese valor precisamente. ¿Qué es un ser humano para nosotros?; lo somos desde el mismo instante en que un óvulo es fecundado por el espermatozoide, a partir de ese preciso instante tenemos todo el código genético específico del ser humano que lo hace diferente de cualquier otro ser vivo.
¿Conviene, pues, que nuestros hijos e hijas adquieran conciencia de lo que eso significa?. ¿Cómo lo estamos haciendo?, ¿qué nos convendría hacer?, ¿cuándo empezar a educar en esto y cómo?.
El racismo, xenofobia, exclusión social,... son expresión vergonzosa de una escala de valores mal construída. ¿Qué importancia le damos a expresiones, actitudes, gestos de indiferencia, burla e incluso agresión respecto a las personas víctimas de esas actitudes de insolidaridad y de rechazo?.
La Biblia dice que "el ser humano fue hecho por Él a imagen y semejanza suya": eso le da a la persona una dignidad de un grado altísimo; Jesucristo enseñó una oración que empieza diciendo: "Padre nuestro"; si Dios es PADRE de todos... es obvio que todo ser humano es nuestro HERMANO.