jueves, 26 de abril de 2018

Hiperplasia de próstata

Los problemas de próstata son difíciles de diagnosticar porque aparecen progresivamente, sin que usted se dé cuenta.
Si pregunta a su médico, le dirá que existen algunos exámenes médicos avanzados que le ayudarán a detectarlos con total fiabilidad.

Pero si quiere ahorrarse la consulta y la cita con el especialista, sepa que hay varias señales del organismo que no engañan y que usted puede identificar con un sencillo test.
Si le parece, hagámoslo juntos, apenas le llevará unos segundos.

Test de la próstata:
Para saber si tiene problemas de próstata, responda a estas cinco preguntas con honestidad:
  1. ¿Tiene ganas frecuentes y repentinas de orinar?.
  2. ¿Alguna vez se levanta por la noche para ir al baño?.
  3. ¿A veces siente que no logra vaciar su vejiga por completo?.
  4. ¿Tiene dificultad para comenzar a orinar?.
  5. ¿Alguna vez experimenta un flujo de orina débil y/o discontinuo?.
Solución: Si ha respondido afirmativamente a una o más de estas preguntas, lamentablemente, es muy probable que usted sufra un problema de próstata sin saberlo. Si todas las respuestas han sido negativas, no tiene por qué preocuparse y ya puede dejar de leer, si así lo desea.
Si el test que acaba de realizar indica que usted tiene un problema de próstata, probablemente se estará preguntando: “¿Y ahora qué debo hacer?”
No se preocupe, no es mi intención descubrirle que tiene un problema y dejarle así, sin más. De hecho, es la solución a sus problemas de próstata lo que me ha traído hoy ante usted (le adelanto que se trata de un complemento extremadamente eficaz a base de 5 activos naturales que le mostraré mas adelante).
El 90% de los hombres sufrirán problemas de próstata en algún momento de su vida.

Este porcentaje quiere decir que nueve de cada diez hombres (¡ni más ni menos!) se encontrarán algún día en su misma situación.
¿Sabe a qué se debe que los problemas de próstata tengan una incidencia tan alta entre los varones?.
Pues sencillamente a un proceso natural conocido como hiperplasia benigna de próstata (HBP) que hace que a partir de los 40 años este pequeño órgano comience a crecer sin control.
Y lo hace exactamente en esta proporción.
Si durante la juventud la próstata tiene el tamaño de una nuez, a partir de los 40 años comienza a crecer rápidamente hasta alcanzar el tamaño de una naranja y, más adelante, el de un pomelo.
Veamos ahora qué provoca la inflamación de la próstata más en profundidad.

DHT: la hormona que hace crecer la próstata.

La próstata es un órgano sexual y, como tal, se encuentra bajo la influencia de las hormonas sexuales masculinas. Así lo demostraron durante la década de los 60 unos investigadores chinos al descubrir que los eunucos, al tener un nivel inferior de estas hormonas, no experimentaban un aumento de la próstata.
Pero entre las hormonas masculinas hay una en particular que hay que tener muy en cuenta, ya que incide especialmente en la hiperplasia benigna de próstata: la dihidrotestosterona (DHT). Está demostrado que un aumento del número de estas hormonas hace crecer proporcionalmente el volumen de la próstata.
Por eso es importante controlar su número, tal y como afirma el Dr. Julian Whitaker, eminente especialista americano con más de 35 años de experiencia en problemas ligados a la próstata: “La DHT es verdaderamente peligrosa. Usted debe ayudar a su cuerpo a controlar la DHT si de verdad quiere disfrutar de una próstata sana y en buen estado”.

Pero, ¿de dónde surge esta hormona?.

La DHT es el resultado de la conversión acelerada de la testosterona natural a través de la enzima 5-alfa-reductasa, y su efecto es cinco veces más potente sobre el crecimiento de la próstata que su precursora.
Por ello, los medicamentos indicados para la hiperplasia de próstata tratan de bloquear esta enzima para detener la conversión de la testosterona en DHT y reducir así la hinchazón.
Aunque ¡ojo!, estos medicamentos bloquean la enzima 5-alfa-reductasa en todo el cuerpo y no solamente en la próstata. Como consecuencia de ello, el nivel de DHT disminuye en todo el organismo, causando síntomas similares a los experimentados por las mujeres durante la menopausia: sofocos, sudores nocturnos, pérdida de cabello, pérdida de la libido, alteración nerviosa y fatiga física, entre otros.
El cuerpo de los pacientes se feminiza al disminuir el nivel hormonal (similar al caso de lo eunucos): sus pechos crecen y se vuelven dolorosos al tacto y sufren de disfunción eréctil.
Por tanto, el uso de medicamentos que bloquean la acción de esta enzima en todo el organismo no está exenta de efectos secundarios y es conveniente buscar otras alternativas. Una de ellas, 100% natural y altamente efectiva, es la que voy a recomendarle enseguida para sus problemas de próstata.
Pero de momento sigamos viendo como la HBP influye sobre su calidad de vida y cómo minimizar sus efectos.

De la inflamación a la uretra comprimida.

El exceso de hormona DHT provoca la inflamación de la próstata, y ésta a su vez presiona su uretra y bloquea su flujo urinario. Si reconoce el problema, significa que ya lo está sufriendo, aunque no sepa realmente de dónde viene.
Voy a explicárselo.
La orina que sale de su vejiga debe pasar a través de los anillos musculares antes de que usted pueda orinar de forma natural. Si estos músculos se tensan, actúan como una mano oprimiendo una manguera de jardín y el flujo se hace más débil, gotea e incluso llega a interrumpirse. ¿Verdad que le suena lo que le digo?.
Pero aún así, el problema no acaba ahí.
Al mismo tiempo que su próstata inflamada presiona su uretra también comprime su vejiga, impidiéndole vaciarse del todo y condenándola a estar siempre medio llena. Esta presión en la vejiga se traduce a menudo en unas ganas irrefrenables de orinar que nunca consigue satisfacer totalmente.
Durante el día, debe ir al baño regularmente, sin sentirse completamente aliviado, y poco a poco la micción se convierte en un suplicio. Y por la noche es aún peor, porque estos deseos apremiantes a menudo le despiertan a media noche y le impiden descansar, por lo que la mañana siguiente se levanta agotado y al borde de un ataque de nervios.
A pesar de tratarse en principio de un proceso benigno, está claro que la hiperplasia de próstata afecta gravemente a su salud y a su calidad de vida.

¿Qué puede hacer entonces ante este problema?.

Es posible luchar contra la hinchazón de la próstata de forma natural y segura.
Le garantizo que en muy poco tiempo usted podrá recuperar la normalidad de su vida con:
  1. Una disminución rápida de la necesidad repentina de orinar.
  2. Una nueva capacidad para vaciar completamente su vejiga.
  3. La recuperación de un sueño normal y profundo, sin tener que levantarse por la noche para orinar.
Además, para muchos hombres, estas mejoras son visibles rápidamente. Algunos incluso obtienen resultados prodigiosos en sólo unas pocas semanas, aunque eso, como siempre le digo, depende de cada persona.
Le explico cómo conseguirlo.

5 mecanismos contra la hiperplasia de próstata.

Como vimos anteriormente, los medicamentos capaces de bloquear la enzima 5-alfa-reductasa y con ello disminuir la hinchazón de la próstata implican efectos secundarios muy agresivos que atentan contra la virilidad: las hormonas se feminizan, aparece una disminución de la libido, la caída del cabello se intensifica y los senos crecen y se vuelven dolorosos (ginecomastia).
En los casos más graves, incluso se requiere la extracción de la próstata, una operación quirúrgica que implica muchos riesgos, sobre todo la impotencia e incontinencia urinaria.
Para evitar esto y proteger su independencia y virilidad, debe actuar lo más pronto posible. Así que, después de ver los problemas, vayamos ahora con las soluciones.
Los estudios científicos han demostrado que ciertos nutrientes específicos pueden desarrollar una acción efectiva contra los problemas de próstata a través de 5 mecanismos:
  1. Reequilibrar las hormonas. A diferencia de los medicamentos contra la HBP, ciertas sustancias vegetales permiten bloquear la enzima 5-alfa-reductasa solamente en la próstata, sin alterar el equilibrio hormonal del hombre.
  2. Impedir la proliferación celular. La hinchazón de la próstata también está relacionada con la proliferación celular excesiva. Los derivados de glucosinolatos contenidos en algunas plantas ralentizan el crecimiento celular anormal y limitan la hipertrofia de próstata.
  3. Reducir la inflamación. La HBP a menudo se asocia con la inflamación de la próstata. La quercetina es un flavonoide que se encuentra en algunas plantas y frutas que tiene una actividad antiinflamatoria beneficiosa como parte de un tratamiento contra la HBP.
  4. Eliminar las toxinas. Los derivados de glucosinolatos presentes en raíces como la maca activan las enzimas de tipo II, responsables de los mecanismos de desintoxicación de tejidos y la eliminación de moléculas tóxicas en la próstata.
  5. Descongestión de la próstata. Los triterpenos tienen un efecto descongestivo sobre la próstata. Estas moléculas, presentes en el ciruelo africano, ayudan a disminuir el tamaño de la próstata y a mejorar los trastornos urinarios.
Estos nutrientes son capaces de actuar simultáneamente sobre estos mecanismos que combaten los problemas de próstata. En la lectura de los siguientes enlaces podrá documentarse ampliamente:
¡A su salud!.
Felipe M. Miller
******************************
Fuentes empleadas por el autor:
  • Phytomedicine. 1996 Sep;3(2):121-8. Inhibition of 5 α-reductase and aromatase by PHL-00801 (Prostatonin®), a combination of PY102 (Pygeum africanum) and UR102 (Urtica dioica) extracts. Hartmann RW1, Mark M, Soldati F.
  • Schneider HJ et al., [Treatment of benign prostatic hyperplasia. Results of a treatment study with the phytogenic combination of Sabal extract WS 1473 and Urtica extract WS 1031 in urologic specialty practices]. [Article in German]. Fortschr Med. 1995 ; 113(3):37-40.
  • Lopatkin N et al., Long-term efficacy and safety of a combination of sabal and urtica extract for lower urinary tract symptoms--a placebo-controlled, double-blind, multicenter trial. World J Urol. 2005 ; 23(2):139-46
  • Lopatkin N et al., Efficacy and safety of a combination of Sabal and Urtica extract in lower urinary tract symptoms--long-term follow-up of a placebo-controlled, double-blind, multicenter trial. Int Urol Nephrol. 2007 ; 39(4):1137-46.
  • Krzeski T et al., Combined extracts of Urtica dioica and Pygeum africanum in the treatment of benign prostatic hyperplasia: double-blind comparison of two doses. Clin Ther. 1993 ; 15(6):1011-20.
  • Belcaro G et al., Supplementary management of benign prostatic hypertrophy with Prostaquil. An 8-week registry. Minerva Gastroenterol Dietol. 2015 Oct 22
  • Gonzales C et al., Effect of red maca (Lepidium meyenii) on prostate zinc levels in rats with testosterone-induced prostatic hyperplasia. Andrologia. 2012 ; 44 Suppl 1:362-9.
  • Boyle P et al., Updated meta-analysis of clinical trials of Serenoa repens extract in the treatment of symptomatic benign prostatic hyperplasia. BJU Int. 2004 ; 93(6):751-6.
  • Berges R.R. et al., Treatment of symptomatic benign prostatic hyperplasia with beta-sitosterol: a 18-month follow-up, BJU Int., May, 85(7):842-6, PMID 10792163.
  • Safarinejad MR, Urtica dioica for treatment of benign prostatic hyperplasia: a prospective, randomized, double-blind, placebo-controlled, crossover study. J Herb Pharmacother. 2005 ; 5(4):1-11.
  • Ghorbanibirgani A et al., The Efficacy of Stinging Nettle (Urtica Dioica) in Patients with Benign Prostatic Hyperplasia: A Randomized Double-Blind Study in 100 Patients. Iran Red Crescent Med J. 2013 ; 15(1): 9–10.
  • Schöttner M et al., Lignans from the roots of Urtica dioica and their metabolites bind to human sex ormone binding globulin (SHBG). Planta Med. 1997 ; 63(6):529-32.
  • Shoskes DA et al., Quercetin in men with category III chronic prostatitis: a preliminary prospective, double-blind, placebo-controlled trial. Urology 1999 ; 54(6):960-3.
  • Wilt T et al., Pygeum africanum for benign prostatic hyperplasia. Cochrane Database Syst Rev. 2002; 1.
  • Breza J et al., Efficacy and acceptability of tadenan (Pygeum africanum extract) in the treatment of benign prostatic hyperplasia (BPH): a multicentre trial in central Europe. Curr Med Res Opin. 1998 ; 14(3):127-39.
  • Shrivastava A et al., Various treatment options for benign prostatic hyperplasia: A current update. J Midlife Health. 2012 ; 3(1):10-9.
  • Kristal AR et al., Brassica vegetables and prostate cancer risk: a review of the epidemiological evidence. Nutr Cancer. 2002 ; 42:1–9.
  • Chiao JW et al., Ingestion of an isothiocyanate metabolite from cruciferous vegetables inhibits growth of human prostate cancer cell xenografts by apoptosis and cell cycle arrest. Carcinogenesis. 2004 ; 25:1403–1408
  • Li G et al., Ammermann U, Quiros CF. Glucosinolate contents in maca (Lepidium peruvianum Chacon) seeds, sprouts, mature plants and several derived commercial products. Economic Botany. 2001 ; 55:255–262
  • Gonzales GF et al., Red maca (Lepidium meyenii) reduced prostate size in rats. Reprod Biol Endocrinol. 2005 ; 3-5.
  • Christudoss P et al., Zinc status of patients with benign prostatic hyperplasia and prostate carcinoma. Indian J Urol. 2011 ; 27(1):14-8.
  • Costello LC et al., The metabolism of prostate malignancy: insights into the pathogenesis of prostate cancer and new approaches for its diagnosis and treatment. Oncol Spectr. 2001 ; 2: 452–457.
  • Yan M et al., Differential response to zinc-induced apoptosis in benign prostate hyperplasia and prostate cancer cells. J Nutr Biochem. 2010 ; 21(8):687-94.
  • Parsons JK et al., Metabolic factors associated with benign prostatic hyperplasia. J Clin Endocrinol Metab. 2006 Jul;91(7):2562-8.