lunes, 24 de julio de 2017

Pérdida de referencias en la adolescencia

Le Breton es autor de varios libros (Antropología del cuerpo y modernidad, Antropología de las emociones y Antropología del dolor, entre otros), y actualmente investigador de la Universidad de Estrasburgo, pero ha pasado buena parte de su vida trabajando sobre los malentendidos culturales, con emigrantes, en hospitales, o viajando por Brasil cuando él mismo se sentía incómodo en su propia piel. Quizá de entonces le venga esta necesidad de estudiar las maneras de sufrir de los jóvenes a partir de esa culpabilidad del superviviente o de la “sensación de traición hacia las tradiciones de sus padres” que a algunos los lleva a apasionarse con el peligro.
Estudia, desde hace varias décadas, las conductas de riesgo de los adolescentes de todo el mundo y las enumera.
Le preguntamos si hay un signo de época en las conductas de riesgo sobre las que cada día leemos algo en los diarios, ya sea el chico que se lanza del balcón del séptimo piso a la piscina o el que se bebe una botella entera de tequila de un solo trago y muere, o la adolescente que se enrola en el Estado Islámico, o el compañero tímido que asesina a parte de su promoción del instituto. Son episodios que se dan en casi todas las sociedades, ricas y pobres, y la única línea divisoria es la edad de sus protagonistas y víctimas, que tratan de “reintroducir la aventura, la exaltación y la intensidad del ser a la vida” aunque muchos queden en el camino.

“Los jóvenes tratan de reintroducir la aventura, la exaltación y la intensidad a la vida”.

CONDUCTAS DE RIESGO:
“Las conductas de riesgo aparecieron en la sociedad a partir de los años setenta y han experimentado una explosión en los últimos años. Podemos trazar un recorrido de cada una de ellas. Por ejemplo, los problemas alimentarios: la anorexia aparece en EE UU a mediados de la década de los setenta y se desarrolla y gana el mundo europeo. Antes, esos casos eran rarísimos”, explica Le Breton. A propósito, la socióloga feminista norteamericana Gail Dines advertía, un tiempo atrás, que hay que estar atentos a lo que pasa en EE UU, "porque todo llegará al resto del mundo, antes o después”.

CRÍMENES ESCOLARES:
“Las matanzas escolares —de adolescentes que matan a otros adolescentes en el instituto o en la universidad— se empiezan a producir en los años noventa. Que alguien matara a otra persona en la calle era algo conocido, pero no hubo estos asesinatos colectivos provocados por chicos de 14 o 15 años hasta mediados de esa década, y ahora han invadido el mundo entero (en Europa, pero también en América Latina)”, esboza el antropólogo.

TOXICOMANÍAS:
Sobre las pautas toxicómanas, Le Breton afirma que la toxicomanía como fenómeno social apareció en los setenta, ya que, con anterioridad a esa época, “los drogadictos eran gente mayor con problemas mentales, o que se había hecho dependiente después de una enfermedad (de la heroína, por ejemplo)”. Con la cultura jipi “hay una fascinación por la droga que hace surgir y expande las conductas toxicómanas entre las generaciones jóvenes”.

ESCARIFICACIÓN:
La escarificación, que consiste en hacerse incisiones en la piel con fines estéticos, era una técnica utilizada por algunas tribus africanas o americanas, pero se ha expandido entre los jóvenes urbanos occidentales a finales de los años noventa, según el antropólogo: “Estar mal en la propia piel es algo que se desarrolla vertiginosamente en esta época”. El sociólogo diferencia claramente este tipo de auto mutilación de lo que tiene que ver con tatuajes y piercings: “éstos, en todo caso, son fenómenos asociados al descubrimiento del cuerpo en esta sociedad de la apariencia y de la imagen”.

ALCOHOLIZACIÓN:
Llega el turno de una moda extendida en Europa: la alcoholización extrema, sin más objetivo que la inconsciencia: “Los adolescentes que beben no lo hacen por la ebriedad sino por caer en coma etílico lo más rápido posible. No es una alcoholización festiva con los amigos sino beber a toda velocidad para desaparecer de la faz de la tierra”.

HIKIKOMORI:
La penúltima forma del riesgo que menciona son los hikikomori“esos jóvenes japoneses —chicos sobre todo; hay pocas chicas— que viven encerrados en su habitación sin salir por meses o años, y a los que los padres alimentan acercándoles el plato a través de la puerta. Existen en las redes sociales, detrás del ordenador, pero tienen terror al mundo real, a las relaciones cara a cara, cuerpo a cuerpo. Son como monjes posmodernos”, describe el investigador.

ISLAMISMO RADICAL:
“Y la última es el islamismo radical. Son chicos de 16 o 17 años que se van a degollar infieles o a hacerse explotar en París o donde sea. Se trata también de ritos de virilidad, notablemente en Daesh, donde el poder lo tienen los hombres”, señala.

Lectura de estas conductas.

Todo esto apunta, según el investigador, a que “hay una historicidad en las conductas de riesgo, que no quiere decir que los adolescentes estuvieran bien en su piel antes de los setenta, pero globalmente esto iba mejor en los años cincuenta o sesenta los chicos encontraban un lugar en el mundo”.
“Desde el punto de vista de la salud pública, la emergencia de las conductas de riesgo es un fenómeno moderno —sostiene Le Breton— ¿Por qué?:
  1. Por un lado, hay una individualización de nuestra sociedad: por largo tiempo, uno ha pertenecido a una cultura de clase y ha sido asumido por esa sociedad que brindaba los valores y la orientación. En el mundo contemporáneo, cada uno está librado a sí mismo: hay que inventar el propio camino y decidir permanentemente nuestros valores. La individuación de la juventud se traduce, para muchos de ellos, en el acercamiento al riesgo (en Francia, se estima que son entre el 15% y el 20% de los jóvenes y encontramos las mismas cifras en América del Sur, en África o en Corea, por ejemplo). Es una minoría, pero un 15% de un segmento poblacional es bastante considerable. En Estados Unidos, al problema se agrega el que las armas son de venta libre. En Japón, hay muchísimos más suicidios. Es decir, con especificidades locales, el hecho es que globalmente hay grandes dificultades para entrar en la vida”.
  2. Le Breton habla de la “individuación de sentido” como causa político-social, y también de la desinstitucionalización, especialmente de la familia: hoy la estabilidad de la pareja parental es muy precaria, y los hijos suelen quedar tironeados entre los dos padres. Uno no crece más con los padres, se acaban las referencias, y esto contribuye a fragilizar la relación del niño con el mundo”Ante la repregunta, el sociólogo se apura a explicar: “No es una crítica a la liberalización de la mujer, porque si los padres saben encontrar los momentos para dialogar con sus hijos, no hay problemas”.

PARA AMPLIAR:
PARA LA REFLEXIÓN Y DIÁLOGO EN FAMILIA:
  • ¿Qué conclusiones obtenemos tras la lectura del artículo (entrevista a David Le Breton)?.
  • ¿Qué añadiríamos en relación con el análisis que hace Le Breton de la "pérdida de referentes" para los adolescentes?. ¿Qué discutiríamos?.
  • ¿Nos parece que hay en la actualidad suficientes elementos de juicio para tomarnos en serio los síntomas que se observan en los adolescentes actuales?. ¿Cuáles creemos que son las causas de estas conductas?.
  • ¿Cómo hacer frente a dichas actitudes, máxime si observamos que son perjudiciales o ponen en riesgo la integridad física y ética de nuestros hijos adolescentes?.

martes, 18 de julio de 2017

Los deportes más beneficiosos para los niños

El ejercicio físico favorece el desarrollo de la coordinación, de la musculatura y del compañerismo.
Lunes, natación; martes, judo; miércoles, waterpolo; jueves, baloncesto; y viernes, fútbol. 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 42 millones de niños padecen sobrepeso a nivel global y el 83% de los mismos se concentra en países desarrollados. El registro de la obesidad y el sobrepeso infantil está llegando a cotas epidemiológicas en todo el mundo.
Por este motivo, realizar actividades deportivas durante 60 minutos, como mínimo, al día es la principal recomendación de la OMS para combatir lo que parece ser la epidemia del siglo XXI en niños y adolescentes de entre 5 y 17 años. Desde hace más de 35 años los Brains International Schools, institución pionera de la vanguardia educativa, promueve la práctica deportiva diaria en todas sus etapas estudiantiles para fomentar el desarrollo de las diferentes aptitudes de los alumnos.

Beneficios del deporte.

El deporte tiene múltiples beneficios para los jóvenes, tanto a corto como a largo plazo, ya que ayuda a aumentar la flexibilidad, tener una buena postura corporal y potencia el crecimiento, además de favorecer la integración y las habilidades sociales de los niños. Pero ¿qué deportes deben practicar nuestros hijos?En principio que sean actividades físicas variadas para potenciar el desarrollo de diferentes partes de su cuerpo pero también para favorecer su bienestar mental y emocional.

1) Natación. Entendido como uno de los deportes más completos de todos, ya que se ejercitan todos los músculos del cuerpo, aumenta la flexibilidad y corrige los problemas posturales, siempre y cuando se realice correctamente. Además, el entorno acuático y cálido del agua relaja tanto el cuerpo como la mente, disminuyendo considerablemente la ansiedad y el estrés. Además, su alto nivel de complejidad técnica fomenta el espíritu de superación entre los alumnos.

2) Baloncesto. Al ser un deporte que se puede practicar tanto al aire libre como en pista cubierta, permite disfrutar de él los 365 días del año sin importar la estación. En cuanto a sus beneficios, el baloncesto mejora la concentración y desarrolla de forma notable la agilidad, la coordinación y los reflejos. Asimismo, los valores del respeto y la tolerancia están presentes en este deporte de equipo que fomenta el espíritu de cooperación y el trabajo en equipo entre los alumnos.

3) Judo. Este arte marcial milenario procedente de Japón significa "camino de flexibilidad" y es una de las disciplinas de combate más extendidas a nivel mundial. Sus principios de defensa y autocontrol favorecen la capacidad de toma de decisiones, por no olvidar que permite una educación física integral, mejorando la coordinación, el equilibrio y la rapidez de reacción ante cualquier estímulo físico ajeno.

4) Waterpolo. El waterpolo es la solución perfecta si a nuestros hijos la natación les parece aburrida y prefieren los deportes de equipo. Creado en 1870 en Inglaterra como una versión acuática del fútbol, mejora la residencia cardiopulmonar, estimula la circulación sanguínea, mantiene la presión arterial estable y disminuye las probabilidades de sufrir enfermedades del corazón. Además, fomenta el desarrollo de habilidades físicas y psíquicas ya que requiere una buena conducción de la pelota y una gran destreza mental por la complicación añadida que supone jugar en el agua.

5) Fútbol. El deporte rey por excelencia y popularidad desarrolla la capacidad de atención, la capacidad lógica al pensar en la mejor jugada posible y la visión periférica, los niños aprenden a observar y analizar lo que ocurre a su alrededor. A los beneficios del fútbol hay que añadir el compañerismo, en el plano psicológico, y el aumento de la resistencia aeróbica, la velocidad y la potencia muscular de las piernas así como la densidad ósea en el fémur, en el plano físico.

6) Escalada. La escalada deportiva tiene un alto poder pedagógico ya que ayuda a superar los miedos y desarrolla un espíritu de compañerismo y responsabilidad sin igual debido a la constante toma de decisiones, favoreciendo así al proceso cognitivo de niños y jóvenes. A nivel físico, mejora la coordinación, la flexibilidad y el equilibrio, sin contar con la fuerza en piernas y brazos.

7) Ajedrez. El ajedrez es también una disciplina que aunque se asocia a la vida sedentaria tiene múltiples beneficios. El niño que practica el ajedrez desarrolla una capacidad crítica, una visión estratégica y una agilidad mental sin parangón. Ayuda a ejercitar la memoria, ya que el aprendizaje se realiza a través de la repetición de movimientos, y potencia el pensamiento empático al considerar los posibles movimientos del contrincante.

«El deporte no sólo es una buena manera de que los niños realicen actividades físicas, sino que también es una buena herramienta de educación. Además, enseña a los niños reglas, que más tarde incorporan a su rutina y aplican en el ámbito familiar o en el colegio. La práctica deportiva ya sea individual o en grupo ayuda a trasmitir valores como el compañerismo y el respeto, principios esenciales para el adecuado desarrollo de un alumno», concluye Fernando Lozano, jefe del departamento de Educación Física de Secundaria y Bachillerato en Brains International Schools.

PARA AMPLIAR:
PARA LA REFLEXIÓN Y DIÁLOGO EN FAMILIA:
  • ¿Con qué ideas claras nos quedamos tras leer este artículo junto con sus enlaces para ampliar?.
  • ¿Qué deportes vemos que necesitarían nuestros hijos?. ¿Cuáles están practicando ya y para qué?.
  • ¿Cómo motivar a nuestros hijos para que se decidan a practicar algún deporte durante la semana, caso de que no estén realizando ninguno?.
  • ¿Cuáles son las claves, a nuestro juicio, para que nuestros hijos disfruten de los deportes que elijan y para que esos deportes les aporten los beneficios esperados?.
  • ¿En qué y cómo podemos colaborar los padres y madres en la elección y constancia de nuestros hijos en la práctica deportiva?.

miércoles, 12 de julio de 2017

Saber envejecer

No es posible para el ser humano evitar el paso del tiempo... hacernos mayores... adultos... ancianos... ¡Benditas sean todas las etapas de nuestra vida!.

Pero lo que sí es evitable, y así debemos hacerlo, son algunos "vicios", ideas, sentimientos, conductas negativas o poco saludables en las que los mayores podrían caer. La clave para que realmente las personas que se acercan o ya están en la tercera edad sean felices está en saber vivir cada instante de la vida con intensidad. Amarse a uno mismo, entregarse a los demás, vivir en sintonía con todo lo creado y, como base de todo, amar a Dios, constituyen el marco de lo que podríamos calificar el siguiente "Decálogo para saber envejecer".
Según publica la agencian Zenit, el verano y las vacaciones son, sin duda, una época propicia para rejuvenecer, para mostrar nuestra mejor silueta, para considerarnos más en forma.
Todo el mundo quiere ser joven y parecerlo. Incluso las personas de edad más avanzada. Quizás porque, como decía alguien, “nada nos hace envejecer con mayor rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos”. Por eso, lo mejor será pensar que aún somos jóvenes.
Como suele decir Manuel Alcántara, con su fino humor: “Y dentro de cien años, cuando todos seamos jóvenes…”. Pues, eso. Acaso lo más interesante, y además, gran verdad, sea pensar que “toda edad tiene sus propios frutos; hace falta saberlos recoger”. Para quien quiera conocer los secretos de “saber envejecer”, valga este decálogo fácil y sencillo.

1. “Cuidarás tu presentación cada día”.
Arréglate como si fueras a una fiesta. ¡Qué más fiesta que la vida!. Que al verte se alegren los ojos de los demás. Y su alegría repercutirá también en tu bienestar.

2. “No te encerrarás en tu casa ni en tu habitación”.
Saldrás a la calle y al campo de paseo: “El agua estancada se pudre”. Si un guiso sale salado no se arregla echándole más sal sino añadiendo ingredientes que la contrarresten.

3. “Amarás el ejercicio físico”.
Un rato de gimnasia, una caminata razonable dentro o fuera de casa, por lo menos abrir la puerta, regar las rosas, contestar el teléfono. No es sólo por el ejercicio físico, es que también se ejercita la mente y ésta moverá mejor todo el ser.

4. “Evitarás actitudes y gestos de viejo derrumbado”.
La cabeza gacha, la espalda encorvada, la mirada perdida, no favorecen nada. Que la gente diga un piropo cuando pasas: “¡Qué recto va el señor!. ¡Qué guapa la señora!”. La peor de las derrotas es creerse que ya se está derrotado.

5. “¡No hablarás de tu edad, ni te quejarás de tus achaques reales o imaginarios!”.
Acabarás por creerte más viejo y más enfermo de lo que eres. A la gente no le gusta oír historias de hospital. Cuando te pregunten cómo estás, dirás que. ¡muy bien!. No es para que se lo crean ni tampoco para esconder tus propias dificultades sino para comunicarte a ti mismo y a los demás que "en toda circunstancia hay esperanza y elementos positivos".

6. “Cultivarás el optimismo sobre todas las cosas”.
Al mal tiempo, buena cara. Sé positivo y de buen humor. La vejez no es cuestión de años sino un estado de ánimo. El corazón no envejece. Para ello es necesario mirar siempre la otra cara de la moneda: aquélla en la que está esa parte de la realidad que a veces queda eclipsada por la otra (quien se lamenta por lo que no tiene no saborea ni disfruta de lo que sí tiene).

7. “Tratarás de ser útil a los demás”.
Ayuda con una sonrisa, un consejo, un servicio. No te coloques el cartel de “inservible”. Nadie es un inútil (horrible palabra cuando se emplea para calificar a alguien), por poco que sea... TODOS son capaces de hacer algo creativo, positivo para uno mismo o para los demás.

8. “Trabajarás con tus manos y con tu mente”.
Haz lo que puedas. El trabajo es la terapia infalible. Echa un vistazo a lo que sí puedes hacer dentro de lo que te gustaría llevar a cabo y ponte en camino por lejos que te parezca que está la meta (quedarse en el sitio con la excusa de que "eso está lejos" es condenarse a no llegar jamás ¿vale la pena, sirve de algo el derrotismo?).

9. “Mantendrás vivas y cordiales las relaciones humanas”.
Desde luego, las que se anudan en el hogar, integrándote a todos los miembros de tu familia. Las puertas abiertas favorecen la fluidez de las relaciones y el conectar rápido unos con otros, así que... por el mismo trabajo que cuesta estar de mal humor... lograrás mucho mejor fruto potenciando el buen humor y la comunicación abierta.

10. “No pensarás que todo el tiempo pasado fue mejor”.
Deja de estar condenando tu mundo y maldiciendo tu momento. O como dijo aquél: "Si al llegar la noche lloras porque ya no puedes disfrutar del sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas". En todas las etapas ha habido sus más y sus menos, así que decídete a disfrutar de la etapa en la que estás ahora... que es la única que tienes realmente.

Fáciles consejos que todos podemos poner en práctica. Nos irá fenomenal.
(Fuente: http://www.religionenlibertad.com/los-diez-mejores-consejos-para-envejecer-manera-mas-sana-51352.htm)

PARA AMPLIAR:
PARA LA REFLEXIÓN EN FAMILIA:
  • ¿Somos nosotros los jubilados?. ¿Cómo estamos viviendo nuestra gran mayoría de edad?; ¿qué pros y contras le encontramos?.
  • ¿Estamos al cuidado de nuestros padres ya muy mayores en casa?. ¿Cómo viven ellos su vejez?, ¿cómo se sienten?.
  • ¿En qué nos han servido tanto el decálogo de esta entrada como los enlaces para ampliar?, ¿qué conclusiones obtenemos en su conjunto?.
  • ¿Cómo aplicar estas conclusiones a nuestra realidad para que los cambios que queramos introducir sean un bien para todos, tanto si somos nosotros los viejitos o son nuestros padres?.
  • ¿Qué otras ideas apuntaríamos para envejecer -o ayudar a envejecer- de manera digna, feliz y realizante?.

jueves, 6 de julio de 2017

Las horas que necesitamos dormir

El descanso es muy importante para nuestro desarrollo y salud, por ello es necesario conocer las horas recomendadas de sueño que los especialistas aconsejan. A lo largo de nuestras vidas y, a través de las diferentes etapas del desarrollo, el sueño ha tenido un papel importante. Si deseas tener energía suficiente durante el día, lucidez mental y buena salud, este artículo puede aportar claves importantes.

Dormir poco: Un problema de todos.

Todos concordamos en la importancia del sueño.
Cuando no dormimos bien, no sólo sentimos cansancio físico, hay múltiples consecuencias. También tenemos dificultades para concentrarnos, tomar decisiones, pensar claramente y hasta sufrimos de falta de apetito.