viernes, 5 de marzo de 2010

Emociones y sentimientos


"¡Cuanto tiempo huyendo de los sentimientos!,... ¡cuánto tiempo sin saber leerlos por no haberlos querido aceptar!".
Los sentimientos, las emociones, no son algo que provenga del exterior sino de nuestro interior, de manera que "estar atentos a ellos, reconocerlos, ser capaces de ponerles nombre, aceptarlos, expresarlos y atrevernos a pensar en sus posibles causas es ENTRAR en el aeiou de nosotros mismos". Realizar ese proceso es entrar en un mayor conocimiento y comprensión de nosotros mismos.
Las emociones y sentimientos nos dan información de lo que pasa en nuestro mundo interior y si eso es así ¿nos conviene vivir de espaldas a ellos?.
Cuando nuestros hijos e hijas expresan de mil maneras su emotividad, sus emociones y sentimientos también, aunque a veces de forma abrupta o incluso "inaceptable",... estamos de igual modo ante alguien que "nos está diciendo algo". ¿Le acogemos?, ¿sabemos "escuchar entre líneas"?, ¿somos capaces de entrever el mundo o realidades que subyacen?. Importa el contenido mucho más que las formas, sin embargo ¡cuántas veces nos enzarzamos más en lo segundo que en lo primero!.
De igual modo que necesitamos aprender a reconocernos en nuestra propia sensibilidad y emotividad es preciso hacerlo también en la relación con nuestros hijos e hijas; acogerles incondicionalmente es una manera de valorarles como personas y, por ende, favorecer el crecimiento de su autoestima, tan necesaria para su adecuado crecimiento y maduración.
Ofrezco a continuación unos enlaces-web a documentos que nos pueden ayudar a ampliar, puede que a profundizar y reflexionar sobre este contenido: