sábado, 20 de enero de 2018

A vueltas con el acoso escolar

No hace mucho salió a la palestra la noticia que viene relatada en este artículo: http://www.elespanol.com/espana/sociedad/20161007/161234828_0.html
La primera reacción fue la de desconsuelo por el dolor que esta niña tuvo que sufrir no sólo en la paliza que le llevó a estar hospitalizada sino también por todo el anterior que tuvo que aguantar hasta ese momento y ante el cual aparentemente no se hizo nada que sirviera para detener ese proceso constante de acoso escolar que esta menor sufría a diario.
El segundo sentimiento fue el de coraje, una gran desazón por la facilidad en que unos cuantos niños abusan de la fuerza de grupo para humillarla, maltratarla y echarla por tierra en todos los sentidos. ¿Cómo se puede expresar tanta malicia, tanta crueldad, tanto daño,...?.
Lo tercero que me vino a la mente fue pensar"Esto no se produce de la noche a la mañana, hay unas causas y también hay un para qué". Y de ese pensamiento deducía que la cuestión más importante no se aborda "únicamente aumentando la vigilancia y señalando al profesorado de dicho centro por la falta de control de todos los espacios, lugares y momentos de la vida escolar del centro" (no haría falta ninguna vigilancia represiva de la violencia si los niños y niñas tuviesen conciencia del respeto que todo ser humano merece y necesita, del valor sagrado de toda dignidad humana y de que ninguna sociedad se construye excluyendo sino buscando la participación constructiva de todos).
La pregunta a continuación es ineludible: ¿Quién debe asumir la tarea de aportar tal educación?.

Culpables, hay que buscar inmediatamente unos culpables.

La noticia salta a la prensa e inmediatamente se buscan culpables, como siempre y cuanto antes mejor porque hay que tranquilizar a la sociedad, a las familias, a la opinión pública y dejar clara la idea de que "ya está todo controlado". Y... ¿quiénes son?, en primer lugar el profesorado del colegio que no fue capaz de darse cuenta de que estaban apaleando a esta niña, por las razones que fueran, no importa: no había vigilancia en ese momento y en aquel lugar concreto y punto.
Se apunta a los niños agresores también y lo que se apunta es que "ya estaban identificados". Punto. Pero ¿resuelto?.

¿Por qué?, ¿para qué?.

¿Por qué unos niños adoptan unas conductas como éstas?, ¿qué factores pueden influir para que se exprese tanto desprecio a la dignidad humana, a la integridad física y moral de una persona?. Estaría muy bien averiguar las causas las cuales tendrían que ver, seguro, con muchos factores estructurales y socioambientales como por ejemplo:
  1. - Unos ambientes familiares donde las cosas se obtienen a base de presión, violencia y donde el respeto al otro brilla por su ausencia.
  2. - Influencias de patrones de conducta que observan en películas, series, videojuegos,... con los cuales los niños se sienten identificados o a los que quieren imitar de algún modo por cierto sentido de admiración.
  3. - Necesidad de impresionar a otros para así verse o sentirse respetados, temidos,... y así salvaguardados ante posibles "rivales" que usan métodos similares.
  4. - Necesidad de otros de sentirse aceptados dentro del grupo de "amigos" ("no eres de los nuestros si no haces lo mismo que nosotros").
  5. - ...

El para qué parece obvio: se busca reconocimiento, respeto absoluto por parte de los demás, garantizar el pacto implícito de "no-agresión", la "paz armada", confirmar el poder o supremacía sobre otros,... ¿Estamos hablando de algo extraño?; estamos hablando de algo instintivo que forma parte de la constitución humana. Entonces ¿hay que dejar que estas cosas sigan su curso porque son naturales?... pues no, va a ser que no; tenemos instintos pero también voluntad, tenemos la capacidad de EDUCAR nuestras conductas y tendencias, somos capaces de crear actitudes que modifiquen y hasta transformen nuestras inclinaciones naturales.

Somos corresponsables todos.

El primer espacio en el que esto ha de ser detectado es en la familia, en el lugar o ámbito social en el cual el niño o niña se desenvuelva.
Otra cuestión es la "cantidad y calidad del tiempo que los padres o educadores pasamos con estos niños y niñas, cómo intervenimos con ellos, cómo reorientamos conductas, cómo respondemos a sus necesidades que no caprichos".
¿Tenemos ese tiempo?. ¿Cuántas familias hoy, en este país, pueden decir que tienen asegurado el pan de cada día y no se sienten con la soga al cuello y pueden decir que mañana podrá seguir entrando en casa el salario necesario para cubrir siquiera todos los gastos ineludibles?. ¿Qué problemas personales, de salud mental, se van aposentando en cada uno de nosotros, en las relaciones de pareja y, por lo tanto, en la relación padres-hijos que nos impiden darnos cuenta de lo que está pasando con nuestros hijos o lo que ellos están haciendo con otros niños y niñas?.
Todo está conectado, todo tiene que ver con todo. No se puede mover una pieza de un puzzle y ponerla en cualquier otro lugar o eliminarla sin que el resto del rompecabezas se vea claramente afectado.
No son los niños, no son los maestros, no son los padres y madres, no son los educadores que han de hacer de padres de estos niños, no es el Estado ni la empresa en la que trabajan los adultos,... los únicos responsables; es todo el conjunto, es la relación existente entre todos ellos. Todos tenemos la responsabilidad compartida de EDUCAR, aunque hay cosas, obviamente que son claves para lo que venga después funcione bien.

Educar en el respeto al otro.
  1. El primer paso está en manos de las estructuras y entre ellas el ámbito laboral, ése que dentro de las claves de un "trabajo digno" (el pasado 7 de octubre se celebraba) aporta a las familias no sólo un salario suficiente para poder mantener la unidad familiar sino también una proporción equitativa de los 3/3: 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 horas para la convivencia; con condiciones de seguridad y salud óptimas en el ejercicio del trabajo. Si estos mínimos se cumplen... ello aportará a la familia mayor tranquilidad y podrá vivir sus relaciones internas de manera bien distinta, más centrada en sí misma. El Estado o autoridad autonómica debería velar para que el "derecho al trabajo" fuese una realidad para todos y para que este trabajo tuviese para todos esa dignidad mínima expresada en sus condiciones que se proponen o imponen a los trabajadores. A esto se le llama "respeto".
  2. El siguiente paso, o simultáneo, es que la familia debe dar en primer lugar en su relación de pareja. En ese modelo de relación se van a fijar nuestros hijos para desarrollarlo luego con sus iguales. También reproducirán la forma en que los padres nos relacionamos con todos nuestros hijos, el modo de resolver los conflictos, la toma de cualquier decisión, el modo de hablarnos, la forma en que demostramos que "la dignidad del otro es sagrada para nosotros" (tanto en el ambiente familiar como con otras personas). Esto tiene que ver clarísimamente con el "respeto".
  3. Si tenemos unas buenas relaciones de pareja, una buena relación padres-hijos,... no será difícil hilar un poco más fino en relación con lo que nuestros hijos ven, leen, con quiénes se relacionan, en lo que están (redes sociales, videojuegos, películas,...) y hacer diálogo al respecto con ellos ayudándoles a desarrollar el juicio crítico ante ciertos mensajes consumistas, enormemente violentos, degradadores de la dignidad humana que se venden a menores bajo el ropaje de "juegos de entretenimiento" (¿se han fijado ustedes en tanta cantidad de videojuegos que para alcanzar unas metas han de estar constantemente matando a personas y cualquier otro ser vivo que haya por medio?, ¿casualidad... o cierta intencionalidad subliminal?). También aquí está en juego el "respeto".
  4. Y ¿qué pensar si a renglón seguido nos empeñamos en tener una mayor y mejor relación con el centro docente al que apuntamos a nuestros hijos?. Familia y Escuela compartimos no pocos objetivos comunes, por lo tanto nos conviene -y muchísimo- ampliar y mejorar nuestra relación con todo el profesorado. Si nuestra relación va más allá de los contactos formales planteados por el propio centro docente y buscamos espacios en los que compartir dificultades y potencialidades, dudas y certezas,... y buscamos resolver en equipo cualquier situación que pueda afectar negativamente a nuestros hijos... estaremos en camino no sólo de descubrir cosas como ésta que este artículo señalaba sino también de intervenir a tiempo y hasta prevenirlas antes de que sucedan. Respeto mutuo y colaboración familia-escuela.
PARA AMPLIAR Y CONTRASTAR:
  • ¿Qué pensamos del artículo que motiva y abre esta entrada?. ¿Cuáles han sido nuestras conclusiones al respecto?.
  • ¿Es importante la "educación en valores" que aterrice en prácticas y actitudes coherentes?. ¿Por qué?, ¿para qué?.
  • ¿Cómo podemos educar en valores desde el hogar?. ¿Cómo ayudar a nuestros hijos a descubrir el valor sagrado de toda persona de tal manera que esa concepción les lleve a respetar plenamente la dignidad del otro?.
  • ¿Cómo prevenir que nuestro hijo/a sea acosador/a o que pueda ser acosado/a por otros?.

miércoles, 17 de enero de 2018

El probiótico que ayuda a "derretir" el exceso de grasa

Usted probablemente conoce a alguna de esas personas que comen por cuatro y no tienen ni un gramo de más, mientras que otras, menos afortunadas, almacenan cada caloría que ingieren directamente en el abdomen, las caderas o los glúteos y tienen dificultades para bajar de peso.
En realidad, todo tiene que ver con la flora intestinal. Lo que sucede en sus intestinos está estrechamente relacionado con su peso y, más importante aún, con su salud en general.

La calidad de la flora intestinal afecta a su peso.

Para entender el papel central que desempeña la flora intestinal, debe tener en cuenta que sus intestinos contienen de forma natural alrededor de 100 billones de bacterias (sí, nada menos que 14 ceros). Para hacerse una idea de su magnitud, piense que se trata de una cantidad diez veces superior al número de células de todo el cuerpo.
Esta enorme población de bacterias se divide en más de 500 especies diferentes, que forman lo que se conoce como microbiota intestinal (o flora intestinal). Conforman un ejército de billones de microorganismos que pueblan su intestino y que, día y noche, lo protegen, lo limpian e impiden que las bacterias y levaduras nocivas se desarrollen y les quiten el sitio.
Cada especie se dedica específicamente a unas funciones. Así, por ejemplo, el muy conocido Lactobacillus casei (o L. casei) tiene una función clave en la inmunidad. El papel de otra de estas especies, el Lactobacillus gasseri (o L. gasseri) es decisivo para el control del peso, según han ido sabiendo los investigadores.
Así, gracias a las observaciones realizadas en personas con sobrepeso u obesidad, los investigadores han descubierto que algunas bacterias pueden causar una inflamación latente que contribuye al aumento de peso. En un estudio se observó que la flora intestinal de las personas obesas tiene un 20% más cantidad de unas bacterias llamadas firmicutes que la de las personas delgadas.
Las firmicutes hacen que el organismo extraiga las calorías de azúcares complejos y se almacenen en forma de grasa. En un estudio llevado a cabo en animales, cuando estas bacterias se trasplantaron a ratones de peso normal, comenzaron a ganar dos veces más grasa.
En otro estudio llevado a cabo en seres humanos, se hizo que personas con sobrepeso tomaran una bebida de leche fermentada enriquecida con probióticos, bacterias beneficiosas que reequilibran la flora intestinal. El resultado fue que el simple hecho de tomar esta bebida (sin hacer nada más) les permitió reducir la grasa abdominal en casi un 5% y la grasa subcutánea en más del 3% después de 12 semanas.
Como ve, la flora intestinal puede jugar un papel clave en nuestro peso. Pero eso no es todo, porque también es esencial en el apoyo al sistema inmunológico, que es en sí la primera línea de defensa contra todas las enfermedades.

Esencial para defender su inmunidad.

Una flora intestinal saludable ayuda a mantener las bacterias malas bajo control y a protegerse contra el crecimiento de otros microorganismos que podrían causar enfermedades (virus, levaduras, hongos…).
Si usted tiene un exceso de bacterias dañinas en el intestino esto puede manifestarse de varias maneras, como en forma de gases e hinchazón, fatiga, antojos de azúcar, náuseas, dolor de cabeza, estreñimiento o diarrea. También puede que, aunque siga una dieta saludable e incluso practique actividad física de forma regular, tenga problemas para controlar su peso.
Y es que la flora intestinal juega un papel clave en el apoyo de muchas funciones del organismo, tales como la digestión y la absorción de algunos hidratos de carbono, la producción de vitaminas y minerales y la eliminación de toxinas.
Por tanto, es imperativo preocuparse de mantener una buena flora intestinal para protegerse contra las enfermedades y para mantener más fácilmente un peso óptimo.

El frágil equilibrio de la flora intestinal.

La flora intestinal es herencia de la madre. Antes de nacer, el tubo digestivo es estéril, pero al salir del vientre materno, la flora vaginal de la madre puebla su intestino. Después, la leche materna le procura otras bacterias probióticas indispensables, como el L. gasseri.
Hoy en día, las cesáreas y los biberones de leche pasteurizada hacen que a menudo no sea la madre quien garantice este poblamiento temprano. Con la cesárea, se salta la etapa de colonización a través de la flora vaginal y, si además el recién nacido no es amamantado, tampoco obtiene esas bacterias maternas buenas que deberían poblar su intestino.
Al final son las bacterias agresivas de los hospitales o el aire viciado de nuestras ciudades los que se encargan de hacer el trabajo. Esto ayuda a entender mejor la llegada de nuevas generaciones de niños frágiles, alérgicos y asmáticos.
Aunque la calidad de la flora intestinal se define en gran parte a partir de los primeros días de su vida, es algo vivo y que evoluciona de acuerdo con la nutrición, las enfermedades y, por supuesto, los medicamentos que una persona toma a lo largo de su vida.
Si usted come una gran cantidad de alimentos procesados, por ejemplo, sus bacterias intestinales se verán comprometidas debido a que estos alimentos destruyen la microflora saludable y alimentan malas bacterias y levaduras. Sus bacterias intestinales son también muy sensibles a los antibióticos, al agua clorada, a los jabones antibacterianos, a los productos químicos agrícolas y, en general, a todas las formas de contaminación.
En parte debido a esta exposición a los contaminantes, a la que todos nos enfrentamos, los nutricionistas recomiendan “sembrar” de nuevo el intestino con bacterias buenas, lo que puede hacerse consumiendo alimentos fermentados y también tomando un complemento probiótico.

Consejos de alimentación para optimizar su flora intestinal.

Desde siempre la gente ha utilizado los alimentos fermentados (como el yogur y el chucrut) para mejorar su salud digestiva, ya que estos alimentos son ricos de forma natural en bacterias beneficiosas. Así que incorporarlos a su dieta es una buena forma de optimizar su salud digestiva, siempre y cuando estos alimentos sean fermentados de forma natural (y, por lo tanto, no pasteurizados, pues la pasteurización mata los probióticos naturales). Si usted come de forma habitual alimentos fermentados, sus bacterias intestinales prosperarán.
Otra buena recomendación es aportar alimentos ricos en fibra, ya que algunas de ellas (olisacáridos) tienen efecto prebiótico, es decir, son utilizadas como sustrato para el desarrollo y proliferación de las bacterias buenas en su intestino.
Si usted no come estos alimentos con regularidad, o si ha tomado recientemente antibióticos, un suplemento probiótico ayudará a darle a su salud intestinal el impulso que necesita.
Los probióticos son una variedad de bacterias buenas que colonizan la flora bucal, intestinal y vaginal. Son conocidos por sus efectos beneficiosos sobre el sistema inmunológico y por fortalecer las defensas naturales.
Los probióticos mejor conocidos son las bacterias del ácido láctico, que se llevan utilizando desde hace miles de años para la conservación de los alimentos por fermentación (verduras, cereales, carnes, etc.). También se utilizan en la producción de yogur.
Entre estas bacterias de ácido láctico, hay una particularmente interesante, que es el Lactobacillus gasseri que antes le mencioné, un probiótico esencial para el equilibrio de la flora intestinal y también para controlar el peso.
El probiótico L. gasseri se instaló en el organismo originalmente en gran parte por el primer contacto e intercambio fisiológico entre la madre y el niño al nacer, como vimos. Pero ya de adultos es posible sembrar la flora intestinal con L. gasseri.
En un primer momento se descubrieron propiedades del L. gasseri que reforzaban el sistema inmunitario, beneficio que comparte con otras bacterias de la familia Lactobacillus. Pero lo que hace especial a este probiótico es su inusual capacidad para ayudar a las personas a bajar de peso, especialmente alrededor del abdomen.

El “disparador” para perder el exceso de peso.

En 2010, investigadores japoneses realizaron un estudio cuyo objetivo fue examinar los efectos de los probióticos Lactobacillus gasseri sobre la obesidad.
El ensayo clínico multicéntrico se realizó a doble ciego, controlado con placebo, aleatorizado, sobre 87 sujetos con un importante excedente de grasa abdominal. Después de 12 semanas, los sujetos suplementados con L. gasseri perdieron un promedio del 4,6% de la grasa abdominal y del 3,3% de la grasa subcutánea. Su peso se redujo en un 1,4% y su circunferencia de cintura en un 1,8%. Este estudio humano confirmó los resultados de un ensayo previo que había demostrado la eficacia del L. gasseri para reducir los niveles de grasa en animales.
Estos resultados se explican por la capacidad del L. gasseri para hacer más impermeable e impenetrable la barrera de la mucosa intestinal. Por lo tanto, las sustancias nocivas no pueden entrar libremente en la sangre. El L. gasseri también puede cambiar las señales químicas del sistema digestivo, modificando el tratamiento de la grasa en el cuerpo.
En cuanto a la pérdida de peso que es posible gracias a la suplementación con L.gasseri, no se trata de esperar milagros de la noche a la mañana. El reequilibrio de la flora intestinal es complejo y llevará tiempo, sea cual sea su situación actual. Sin embargo, la evidencia de la acción de L. gasseri sobre la pérdida de peso está ahí. Los sujetos del estudio japonés citado perdieron grasa abdominal sin hacer dieta. Y es que al sembrar el intestino de L. gasseri, se equilibra la flora intestinal y se mejora el metabolismo. Así que no hay duda de que esta es una forma muy interesante de multiplicar los efectos de cualquier dieta.

El problema de los probióticos por vía oral.

El mayor desafío para los probióticos es su biodisponibilidad, es decir, la cantidad real de probióticos del que su cuerpo se beneficiará al final.
Y es que hay que recordar que los probióticos son bacterias vivas, que sufren los ataques ácidos de las enzimas de la saliva y del estómago. Por eso, la mayoría de las bacterias desaparece en su camino al estómago y las que sobreviven difícilmente tienen posibilidad de instalarse en el intestino una vez superada la barrera del estómago.
Ese es el gran reto al que se enfrentan los laboratorios a la hora de crear probióticos: conseguir que estas bacterias buenas no mueran antes de llegar a su destino. En definitiva, puede haber una gran diferencia entre la dosis que indica que contiene la etiqueta de un producto y la que realmente va a llegar a su intestino y actuará en su organismo.
La clave es la elección de las cepas probióticas, la dosis que incluye, el tipo de cápsula que se elige para que las bacterias hagan el “viaje” a través del tubo digestivo, el modo de fabricación e incluso el de almacenamiento.
Por lo tanto, el primer consejo a la hora de escoger un probiótico es fijarse en la población bacteriana que contiene. Mil millones de bacterias es el mínimo; por debajo de esta cantidad el efecto que se puede esperar es casi nulo. Pero si quiere escoger un producto con garantías de que le ayude a repoblar su flora intestinal mi consejo es que empiece a confiar a partir de 8 mil millones.
El probiótico de L. gasseri que recomendamos contiene 10 mil millones de microorganismos (unidades formadoras de colonias), una de las dosis más altas que pueden encontrarse. Porque ya que vamos a invertir en repoblar la flora intestinal, mejor hacerlo con absoluta garantía de conseguirlo. Además, las bacterias van a viajar en una cápsula vegetal de tecnología gastrorresistente (es decir, resistente a la acción destructora de los ácidos gástricos) y liberación retardada, de forma que los probióticos van a ir protegidos y sólo van a ser liberados cuando la cápsula haya llegado al intestino, que es donde va a ejercer su efecto beneficioso sobre la flora intestinal.

Los probióticos son tan delicados que también me ha gustado de este producto el que cada cápsula vaya protegida individualmente en un plástico resistente y transparente, perfectamente aislado y protegido del aire, lo que permite que el probiótico permanezca estable y bioactivo mucho más tiempo. Por lo tanto, si va a buscar probióticos por su cuenta, ese sería el segundo consejo que le doy: desconfíe de los que están todos juntos en un mismo bote, pues cada vez que lo abra para coger uno los otros se ven perjudicados.
También es recomendable la ingestión de L. gasseri por las mañanas en ayunas, para aumentar aún más su biodisponibilidad. Esto se debe a que los probióticos son en gran parte destruidos por la acidez del estómago cuando está cerrado, es decir, cuando produce jugos gástricos (ricos en ácido clorhídrico) para digerir los alimentos. Por eso es muy importante tomarlos cuando el estómago está vacío.

Su organismo se beneficiará de los efectos de los probióticos L. gasseri para:
  1. Mejorar de forma general su salud sin esfuerzo y perder la grasa subcutánea abdominal.
  2. Prevenir y tratar los trastornos digestivos ocasionados por una flora intestinal de baja calidad (por ejemplo hinchazón, gases, estreñimiento, diarrea ...).
  3. Repoblar la flora intestinal y combatir los trastornos causados por la contaminación externa.
  4. Fortalecer su sistema inmunológico, la primera línea de defensa contra todas las enfermedades, y sus otras funciones vitales, como la digestión y la absorción de hidratos de carbono, la producción de vitaminas y minerales y la eliminación de toxinas.
¡A su salud!.
Felipe Miller
******************************
Fuentes empleadas por el autor:
  • Nature. 2006 Dec 21;444(7122):1022-3. Microbial ecology: human gut microbes associated with obesity. Ley RE1, Turnbaugh PJ, Klein S, Gordon JI.
  • Kadooka Y1, Sato M, Imaizumi K, Ogawa A, Ikuyama K, Akai Y, Okano M, Kagoshima M, Tsuchida T., Regulation of abdominal adiposity by probiotics (Lactobacillus Gasseri SBT2055) in adults with obese tendencies in a randomized controlled trial., Eur J Clin Nutr. 2010 Jun;64(6):636-43.
  • Martínez-Cañavate A1, Sierra S, Lara-Villoslada F, Romero J, Maldonado J, Boza J, Xaus J, Olivares M., A probiotic dairy product containing L. Gasseri CECT5714 and L. coryniformis CECT5711 induces immunological changes in children suffering from allergy., Pediatr Allergy Immunol. 2009 Sep;20(6):592-600.
  • Kadooka Y1, Sato M, Imaizumi K, Ogawa A, Ikuyama K, Akai Y, Okano M, Kagoshima M, Tsuchida T., Regulation of abdominal adiposity by probiotics (Lactobacillus Gasseri SBT2055) in adults with obese tendencies in a randomized controlled trial., Eur J Clin Nutr. 2010 Jun;64(6):636-43.
  • British Journal of Nutrition, 2009, Vol. 101, pp 716-724.

domingo, 14 de enero de 2018

Uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías

Por Jorge Flores Fernández

¿Qué beneficios reportan las nuevas tecnologías a nuestros hijos e hijas?.
  1. Internet ofrece grandes posibilidades de acceso a información audiovisual, a conocimiento diverso, al aprendizaje colaborativo, a comunicarse con amigos próximos pero también con personas de otras culturas…
  2. El teléfono móvil les permite tener mayor autonomía y organizar sus relaciones y actividades de manera más ágil.
  3. Los videojuegos pueden desarrollar muchas capacidades: coordinación psicomotora, orientación espacial, coordinación espacio-temporal…
¿Qué riesgos pueden presentarse?.

Podemos establecer una clasificación denominada ADN (Abusivo, Normal y Delictivo):
El Uso Abusivo, que en ocasiones puede constituir dependencia, conlleva dos tipos de consecuencias:
  1. Trastornos físicos: obesidad, falta de desarrollo de funciones psicomotrices, trastornos musculoesqueléticos, problemas visuales por acumulación de esfuerzo…
  2. Trastornos psicológicos, aislamiento extremo, desarrollo deficitario de habilidades sociales, visión deformada de la realidad, dependencia…

El Uso Delictivo hace referencia a las ocasiones en las que se realiza una actuación penada por la ley. Puede ser algo tan sencillo como calumniar a alguien o atentar contra su privacidad mediante la publicación de un mensaje, una fotografía o un vídeo en una página web.
El Uso Normal, donde que no hay defecto de fondo en la intención (delictivo) o cantidad de uso (abusivo). Podemos hablar de las tres “C” (Contenido, Contacto y Comercio):
  1. Riesgos por Contenidos, tanto ilegales (apología de la xenofobia, pornografía infantil…) como legales (“dietas milagro”, pornografía, páginas gore, fabricación de explosivos…).
  2. Riesgos por Contacto, tanto con personas que no conocemos y pueden resultar depredadores sexuales o pederastas como por personas conocidas que nos acechan (ciberbullying)
  3. Riesgos por Comercio, donde se puede resultar víctima de una estafa al comprar en determinada web o página de subastas, al responder a un anuncio de un particular …

¿Qué podemos hacer para protegerles?.

Limitar el uso.
La principal labor debe ser el control de la cantidad y momento de uso. En el caso de Internet y los videojuegos, hay que establecer tanto un tiempo límite al día como unas franjas horarias de uso que garanticen el espacio para el encuentro familiar y correctos hábitos saludables (alimentación, sueño…). 
Existen programas y servicios que nos ayudan a establecer un control exhaustivo de tiempos de uso de Internet, de tipos de servicios web utilizados (Chat, Messenger…) y de las páginas web que se pueden visitar (filtros de contenidos). Un programa líder del mercado es OPTENET (www.optenet.net).
Estos programas de filtrado pueden ser burlados a poco que nuestros hijos cuenten con la suficiente formación informática pero no dejan de ser por lo menos una cortapisa que algo sí ayudará.

Crear un clima de no exclusión y confianza en torno a Internet.
¿Por qué no les solicitamos que nos enseñen a manejar el correo electrónico, que nos hagan una cuenta de Messenger o que nos den de alta en MSN Spaces?, etc.... ¡Ah!, ¿que no sabemos qué es eso?. ¿Y qué nos impide pedirles que nos lo enseñen?. Es una magnífica excusa para hablar con ellos de esos temas.

Controlar qué les proporcionamos y cómo lo hacemos.
“Le he comprado un ordenador” no es la expresión más acertada. Frente a esto, es preferible que el ordenador sea como el frigorífico, de uso familiar. Así no habrá derechos adquiridos. Otro “aparato” que no puedo en ningún caso aconsejar para los más pequeños es la WebCam. No hace falta para nada y, sin embargo, es fuente de muchos problemas. Y si acaso viniera ya instalada como es el caso de los portátiles... basta con pegar en el ojo de dicha cámara una pegatina opaca y evitamos así que "alguien" pueda obtener fraudulentamente imágenes nuestras (hay programas maliciosos que utilizan este recurso para enviar a otros equipos lo que esa cámara ofrece sin que nosotros no nos demos ni cuenta).
El ordenador conectado a Internet, en un lugar público de la casa.
Esto es fundamental. Casi todos los problemas que han tenido lugar se podían haber evitado con esta medida.

Acompañar y permanecer alerta.
Es importante que los más pequeños no usen Internet de manera autónoma. Si disponemos de un programa de filtrado quizás a partir de los 10 años sí es factible el uso sin supervisión estrecha. También debe ser una práctica permanecer alerta si observamos reacciones diferentes tras una sesión en la Red.

Asegurar la ausencia de virus y otros programas maliciosos.
Internet está lleno de virus y otro tipo de software malicioso llamado malware. Puede instalarse en nuestro equipo para destruir la información o, muy al contrario, para pasar desapercibidos y atentar contra nuestra privacidad accediendo a información delicada.

¿Qué consejos debemos transmitirles?.


Hay varios consejos que pueden darse a los menores para que circulen más seguros en la Red. Os propongo que los consultéis online junto con ellos en www.chaval.es donde además tenéis un montón de referencias educativas y divertidas.

PARA AMPLIAR:
PARA LA REFLEXIÓN EN FAMILIA:
  • ¿Qué elementos, ideas o propuestas aplicables a nuestra realidad familiar hemos hallado en esta entrada (texto y enlaces para ampliar)?.
  • ¿Cuáles son nuestras principales dificultades a la hora de aplicar las soluciones que el artículo nos propone?. ¿Qué sería necesario para poder superar o vencer esas dificultades?.
  • ¿Conocemos experiencias de otras familias en las que han vivido nuestras mismas situaciones y las superaron?, ¿cómo lo hicieron?.
  • ¿Qué podemos hacer y cómo a partir de ahora mismo para que podamos estar satisfechos en la forma de educar a nuestros hijos en el uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías?.

jueves, 11 de enero de 2018

5 señales que invitan a pedir cita con el endocrino

Nuestro cuerpo nos envía señales que debemos saber escuchar. Algunas son muy sutiles, o no les vemos relación directa con el origen, lo que hace que puedan pasar meses hasta que sospechemos que tiene la suficiente importancia como para coger hora con el especialista.
Una disfunción de la tiroides afecta a todo el organismo, y por ello sus síntomas pueden aparecer simultáneamente en diferentes órganos y sistemas, confundiéndole un poco.
Hay 5 señales que podrían estar indicándole que sufre algún problema en la tiroides y ante las que debería alertarse y acudir a la consulta de su médico.
Conviene recordar primero qué función tiene la glándula tiroides, qué causa su desorden y qué implica realmente ese desajuste.

El director de orquesta de todo el organismo.

Las hormonas tiroideas desempeñan el papel de director de orquesta en el organismo. Regulan la circulación sanguínea, la temperatura del cuerpo, el gasto energético celular, el ritmo cardíaco, la digestión, el funcionamiento del cerebro...
Hoy en día sabemos que el yodo es un elemento indispensable para sintetizar las hormonas tiroideas, cuya carencia se denomina hipotiroidismo.
Pero la glándula tiroides puede funcionar al ralentí (en el caso del hipotiroidismo) o, por el contrario, acelerarse y producir más hormonas, lo que se denominaría hipertiroidismo.
Los problemas de tiroides afectan entre 2 y 8 veces más a las mujeres que a los hombres, y el riesgo aumenta con la edad, de forma que puede alcanzar hasta el 10% de la población a partir de los 60 años.

¿Qué altera el funcionamiento de la tiroides?.

Pueden ser varias causas, entre ellas:
  1. Los aportes insuficientes de yodo. Cada vez más países añaden yodo a la sal para suministrar el aporte necesario a la población, y aun así no siempre es suficiente. Además, cuando es escasa la presencia de pescado, marisco o algas en la dieta se agudiza ese déficit crónico de yodo.
  2. El efecto de algunos medicamentos. Aunque hay casos concretos documentados (Trangorex, Interferón…), en general cualquier medicamento que contenga yodo es susceptible de alterar el funcionamiento de la tiroides, en particular si se toma durante un período prolongado.
  3. Una cirugía o radioterapia que hayan dañado la tiroides.
  4. Una enfermedad autoinmune. Una dolencia de este tipo puede destruir los tejidos de la glándula y originar tiroiditis crónica (o “de Hashimoto”) o tiroiditis autoinmune (“de Graves-Basedow”).
  5. El parto. Entre el 8 y el 10% de las mujeres sufren problemas de tiroides de manera transitoria después de dar a luz.
  6. Un consumo abundante de alimentos denominados “bociógenos” (de “bocio”), es decir, que impiden a la tiroides captar yodo. Son consideradas bociógenas, por ejemplo, las leguminosas, las patatas y las crucíferas.
Analizando estas causas puede hacerse una idea de hasta qué punto su tiroides corre el riesgo de sufrir algún desajuste en el futuro, así como actuar para evitarlo.
Pero también puede ser que su tiroides sufra ya algún desarreglo del que su cuerpo está intentando advertirle con alguna señal, y que usted no sepa interpretarla.
Y es que, como la tiroides regula diferentes funciones del organismo, su desajuste genera trastornos en diferentes esferas o sistemas simultáneamente, por lo que es imprescindible entender de qué se trata para poder identificarlos.

Las 5 señales que indican un desorden de la tiroides.

Estas son las 5 señales con las que su cuerpo le podría estar indicando que hay un desorden relacionado con la tiroides:

1. Desajustes en la temperatura corporal. Una bajada anormal de la temperatura puede indicar hipotiroidismo, mientras que una mayor transpiración y sofocos podrían apuntar a hipertiroidismo.

2. Problemas de tránsito intestinal. Éste se ralentiza en caso de hipotiroidismo y se acelera en caso de hipertiroidismo. El estreñimiento y la diarrea, así como una variación del peso sin relación con el apetito, también pueden ser signos de un desajuste.

3. Alteraciones en el ritmo cardíaco. Ya sea que el corazón va más lento (en caso de hipotiroidismo) o más rápido (hipertiroidismo), en ambas situaciones este desajuste provoca sofocos, que como ya vio son un indicador que debe ponerle en alerta.

4. Trastornos en el ciclo menstrual.

5. Cambios de humor. Nerviosismo, depresión, irritabilidad… todos ellos pueden ser señales de un desarreglo hormonal de la tiroides.

¿Qué hacer ante la sospecha de un problema de tiroides?.

Como solución a los problemas de tiroides puede optarse por tratamientos hormonales bioidénticos, es decir, con moléculas muy similares a las que produce el organismo, así como por complementos alimenticios diarios de yodo con los que suplir las posibles carencias.
Ahora bien, hay que controlar muy bien el aporte extra que se recibe mediante esos complementos, ya que si no es el adecuado puede terminar desajustando todavía más la tiroides o incluso resultar contraproducente. Un aporte excesivo en caso de hipotiroidismo, por ejemplo, podría paradójicamente agravar el déficit hormonal.

Por tanto, antes de decidirse por un tratamiento debe siempre consultar con su médico o un experto en salud natural de confianza y cerciorarse de su diagnóstico.

¡A su salud!.

lunes, 8 de enero de 2018

9 consejos para el uso de las tablets en los niños

Nacho Calderón es uno de los neuropsicólogos de referencia del momento. Desarrolla su labor entre España y Estados Unidos siendo el director del Instituto de Neuropsicología Aplicadas (INPA) en Madrid y del Neurological Rehabilitation International Consultants de Laredo (Texas).

Especialista en niños este profesional conoce perfectamente los efectos del abuso de la tecnología (móviles, tabletas, ordenadores y televisión) en los más pequeños.

viernes, 5 de enero de 2018

¿Qué hacer cuando todo se tuerce?

Que usted responda “sí” a las siguientes cuatro preguntas significa que su riesgo de morir podría ser mucho menor (incluso la mitad) que el de otras personas de su edad.
Además, podría tener hasta 2,4 veces más probabilidades de vivir sin padecer alzhéimer, y un 30% menos de riesgo de sufrir demencia senil.

Por favor, responda a estas cuatro preguntas. Lo único que tiene que hacer es responder con un “sí” o un “no” a las siguientes afirmaciones:
1. Hay personas que van errantes por la vida sin ningún objetivo, pero yo no formo parte de ese grupo.
2. Me siento bien tanto cuando me acuerdo de mi pasado como cuando pienso en lo que está por venir.
3. Tengo la impresión de que ya he hecho y vivido mucho, pero también de que todavía me queda muchísimo por descubrir.