sábado, 19 de septiembre de 2015

Niños con capacidades diferentes

Siempre ha habido docentes y escuelas que ante aquellos niños que tenían dificultades en la vista, oído, habla, etc... se esmeraban en buscar la manera de que estos niños no quedaran descolgados del sistema educativo de la época y procuraban por todos los medios facilitarles la adquisición de los mismos conocimientos y destrezas que el resto aunque por caminos diferentes.
Aquellos maestros (yo conocí unos cuantos) no sabían que 50 años más tarde a esto le llamaríamos hoy "Educación en la Diversidad", "Educación Inclusiva",... y que los docentes harían informes archidocumentadísimos de los niños y niñas con NEAE (Necesidades Educativas de Apoyo Educativo), "Adaptaciones Curriculares" para los mismos, etc... etc... y  mil etc. más todo en clave competencial, por supuesto, (antes eran ocho y se llamaban Competencias Básicas, ahora son siete y se llaman Competencias Clave; al curso que viene ¿quién sabe cuántas serán y qué nombre les pondrán?).
Aquellos docentes no hacían papelorios, sencillamente observaban la realidad, buscaban la manera de echar una mano a las familias de donde provenían estos niños y niñas para ver la manera de hallar solución a sus necesidades especiales y mientras tanto procuraban establecer en el aula un ambiente de acogida, respeto y apoyo que ayudaran al niño con NEAE a desenvolverse en el quehacer cotidiano como uno más.
Aquellos maestros elaboraban materiales, instrumentos, herramientas que les sirvieran para comunicar los saberes y proponer actividades que llevaran a desarrollar destrezas y habilidades que son necesarias en todos los niños para llevar adelante un buen proceso de enseñanza-aprendizaje, siempre adaptándose a la realidad de cada uno. En las escuelas unitarias esto era práctica generalizada.
Empezamos así este artículo para expresar un homenaje a todos aquellos maestros y maestras que conocimos los que ya pasamos de los 50 años de edad.

Hoy.

La realidad hoy sigue siendo la misma pero con algunas mejorías en cuanto a los medios materiales y recursos con que contamos: han crecido mucho, tanto en cantidad como en eficiencia.
Hoy tenemos respuestas al alcance de todo el mundo ante esas NEAE que algunos niños presentan.
Invitamos a leer el contenido del siguiente enlace-web antes de seguir:
Clarificados ya los conceptos relacionados con las necesidades educativas de unos niños que no son ni torpes ni genios, no tiene -o no deben tener- calificativos que resalten carencias o dificultades como tampoco que nos lleven a pensar que son superiores a los demás sólo por tener capacidades muy elevadas en algunos aspectos. No vamos a poner el acento en ello sino en ellos mismos, por eso hemos titulado esta entrada "Niños con capacidades diferentes".

¿Cómo responder ante estas cualidades diferentes?.

Sugerimos entrar en los siguientes enlaces-web y tratar de adaptar después la información y propuestas de trabajo a la realidad concreta que conozcamos. No dudamos del saber hacer y del buen conocimiento que los autores de estas publicaciones poseen al respecto, por eso lo recomendamos:
Denominador común.

Antiguamente, hace siglos, el que en una familia naciera un niño o niña con cualquier carencia o dificultad como las descritas -que necesitan una atención educativa adecuada a su realidad diferente de la de los demás- era considerado como una gran desgracia y una "vergüenza" y solían apartarles de los ámbitos de socialización; se les escondía en casa (a veces cosas mucho peores).
Esto que ahora nos parece aberrante, cuando lo académico era sólo privilegio de unos pocos, entonces se entendía como algo lógico: entraba dentro de las posibles respuestas "normales" que se podían tomar.
Desde hace ya más de dos siglos hemos ido entendiendo y cada vez más que "la educación en relación con lo académico" es un derecho DE TODOS, también de quienes puedan presentar situaciones que requieran una especial atención y propuestas alternativas para la adquisición y destrezas de aprendizaje.

Somos personas, somos seres humanos, todos.

En la Carta Universal de los Derechos HumanosArt. 26, se hace referencia al derecho a la educación DE TODAS LAS PERSONAS; en distintos artículos se insiste especialmente en la NO-DISCRIMINACIÓN por las razones que fuere, tanto para lo educativo como para el resto de Derechos Humanos.
Por lo tanto, es nuestra responsabilidad también el velar para que nuestros hijos tengan acceso a lo que como personas, como seres humanos que son, tienen derecho.

Nuestras actitudes ineludibles.

Además de velar por la no-discriminación de nuestros hijos allá donde se hallen, actuemos también coherentemente en nuestro hogar desde el primer instante:
  1. Tanto si nuestro hijo o hija tiene síndrome de Dawn, o bien es sordo, ciego, etc... es nuestro hijo, incluso antes de nacer.
  2. Tratémosle de la misma manera que trataríamos a cualquier otro hijo que no presentara necesidades especiales, evitando la sobreprotección, el compararle con los demás y      expresiones "lastimeras".
  3. Desarrollemos con él la capacidad de aceptar la realidad tal cual es y a partir de ella busquemos la manera de responder a sus necesidades:
    • Busquemos juntos alternativas a cada pega, a cada situación,...
    • Mostrémosles maneras de resolver problemas mediante la inventiva,...
    • Fomentemos su libre iniciativa en la búsqueda de soluciones,...
  4. Pongamos el acento no en sus limitaciones sino en sus posibilidades y los instrumentos que las puedan ayudar a desarrollar.
  5. Fomentemos su autoestima, autonomía, confianza en sí mismo y sus capacidades.
  6. Si nuestro hijo es de "Altas Capacidades" mostrémosle caminos para desarrollarlas, fomentemos también su libre iniciativa y espíritu emprendedor,... e igualmente tratémosle como quien es: una persona "con capacidades diferentes", ni superiores ni inferiores.
  7. ...
  8. Y siempre y en todo: AMOR, flexibilidad, paciencia, constancia en el empeño y el compromiso con él, tenga o no NEAE.
PARA AMPLIAR, CONTRASTAR O PROFUNDIZAR:
PARA NUESTRA REFLEXIÓN EN FAMILIA:
  • ¿Nos ha servido la exposición de esta entrada para enriquecer o mejorar nuestra percepción de la realidad de los niños con "capacidades diferentes"?. ¿En qué sí y en qué se ha quedado corto?.
  • ¿Qué otros elementos de reflexión añadiríamos?.
  • ¿Conocemos situaciones en las cuales un niño se ve desplazado del resto de su grupo de compañeros de aula y no está integrado en ese grupo?. ¿A qué creemos que es debido?. ¿Qué habría que hacer al respecto?.
  • ¿Estamos de acuerdo con las "actitudes ineludibles" que plantea el artículo para con nuestros hijos, tengan o no NEAE?. ¿Qué otras apuntaríamos?.