miércoles, 8 de septiembre de 2010

¿Cómo ayudar a nuestros hijos en los estudios?


Esto tiene que ver mucho con el conjunto del proceso educativo que llevamos con nuestros hijos: nada en su educación es ni debe ser un compartimento estando.
Al respecto pueden verse estos documentos a los que se puede acceder pinchando sobre su enlace-web:
- Enseñar a ser autónomos:
- Habilidades de estudio
- Metodología de estudio
- Autonomía e iniciativa personal
- ¿Qué es la educación con personalidad?...
De ahí podremos obtener elementos de reflexión que nos servirán para ayudar a nuestros hijos en sus estudios.

Sean cuales sean los frutos finales de su trabajo lo importante no van a ser las notas sino la base interior que nuestros hijos hayan adquirido; eso no se encuentra en los libros, de eso no hay notas,... porque eso se aprende en la interacción padres-hijos y en el desarrollo de las decisiones tomadas y, sin embargo, el proceso formativo de nuestros hijos en edad mayor va a depender de esa base interior, no de los exámenes aprobados con tal o cual nota.

Para valorar nuestra realidad y lo que podríamos o deberíamos hacer planteo lo siguiente:
LUGAR DE ESTUDIO-TRABAJO ACADÉMICO:
  • ¿Es un lugar limpio y ordenado?.
  • ¿Tiene luminosidad suficiente, especialmente natural?.
  • ¿Se garantiza en ese lugar el que haya la menor cantidad posible de ruidos o tráfico de personas?.
  • ¿Hay espacio suficiente para todos los materiales que le serán necesarios en su trabajo?.
  • ¿Es siempre ése su lugar de estudio-trabajo?.
TIEMPOS DE ESTUDIO-TRABAJO:
  • ¿Tiene un horario (ni excesivamente rígido ni excesivamente laxo) para su estudio-trabajo?.
  • ¿Hay un plan diario y semanal para ese estudio-trabajo?.
  • ¿Está consensuado con el resto de la familia, tiene en cuenta la actividad del resto de la familia?.
  • ¿Están adaptados, estos tiempos, a las necesidades reales del estudiante?.
  • ¿Guardan equilibrio con el descanso, ocio y relaciones sociales y familiares?.
MATERIALES DE ESTUDIO-TRABAJO:
  • ¿Los tiene debidamente ordenados y en buen estado?.
  • ¿Dispone de todos los que va a necesitar antes de ponerse a realizar la tarea correspondiente?.
  • ¿Cuenta con recursos de apoyo, ampliación o refuerzo?.
  • ¿Aprovecha los recursos sociales -bibliotecas, centros culturales,...- internet,... para su trabajo?.
APOYO FAMILIAR:
  • ¿Va creciendo en capacidad de autonomía, aunque estemos siempre cerca?.
  • ¿Es capaz de resolver cuestiones, resolver dudas sin recurrir constantemente al adulto?.
  • ¿Les enseñamos a estudiar y trabajar o les hacemos su trabajo?.
  • ¿Nos interesamos más por su progreso y esfuerzo que por sus resultados finales?.
  • ¿Analizamos con ellos los malos resultados y las causas de donde puedan venir para buscar alternativas que solucionen el problema?.
RELACIÓN FAMILIA-ESCUELA:
  • ¿Mantenemos contactos regulares (entrevistas) con su tutor y profesores especialistas en el colegio al respecto de su proceso educativo y académico?.
  • ¿Nos ponemos de acuerdo padres/madres y profesorado en estrategias para trabajar mejor con nuestros hijos?.
  • ¿Tenemos unos mismos criterios de actuación unos y otros en relación con nuestros hijos?.
Si a todo esto hemos contestado con un SÍ rotundo... creo que estamos en buena línea, en camino de llegar a buen puerto. Si no fuera así... no hay nada perdido: significa que "hay mucho por hacer, tenemos una tarea apasionante por delante". Siempre vale la pena todo, todo es enseñanza, todo es OPORTUNIDAD. Aprovechémosla.