jueves, 17 de marzo de 2016

5 enfermedades que puede transmitir una mascota

El amor incondicional de un perro o un gato mejora la salud y reduce el estrés. Asimismo, sacar a pasear al perro todos los días reduce el riesgo de padecer sobrepeso y enfermedades del corazón. Y éstos son sólo algunos de los beneficios que aporta la compañía de un animal.
No obstante, su animal de compañía puede transmitirle enfermedades, algunas de las cuales son mortales. Las enfermedades que transmiten los animales a las personas se llaman enfermedades zoonóticas y éstas son las cinco más graves:

1. La toxoplasmosis.

Esta afección afecta sobre todo a los propietarios de gatos. Su nombre procede del parásito responsable, el Toxoplasma gondii, y es especialmente peligrosa para las personas cuyo sistema inmunitario se encuentra debilitado. Así, estas personas corren el riesgo de sufrir crisis convulsivas o infecciones graves del sistema nervioso (encefalitis).
Las mujeres embarazadas deben también ir con cuidado, ya que, en el 30 % de los casos, la toxoplasmosis se transmite al feto, lo que hace aumentar el riesgo de abortos espontáneos y de enfermedades congénitas (infecciones oculares, pérdida de visión y audición, retrasos mentales…).
El gato sirve de huésped para que el parásito que lo infecta se reproduzca si el animal ha comido carne contaminada o sencillamente al cazar pájaros, ratones o ratas también contaminados. Asimismo, puede infectarse al ingerir los parásitos que aparecen en los excrementos de otros animales infectados. Estos parásitos se alojan en la pared del intestino delgado del gato, donde se reproducen; por eso encontramos el parásito en sus excrementos.
El ser humano puede verse contaminado por este microorganismo protozoo si respira el polvo que ha entrado en contacto con los excrementos de gato, así que no acerque nunca la cabeza a la arena del gato al cambiarla. Si no tiene más remedio, póngase unas gafas y una máscara de protección que le cubra la nariz y la boca.
De todos modos, si su gato no sale de casa y no come nunca carne cruda, no hay por qué temer riesgos.

2. La salmonelosis.

Casi siempre, la salmonelosis se coge al ingerir alimentos contaminados, pero los animales también pueden contaminarle, sobre todo las tortugas y los lagartos, aunque también los perros, los gatos, los pájaros y los caballos.
La salmonelosis provoca deshidratación, diarrea, fiebre y calambres abdominales durante una semana más o menos. Si sospecha que su mascota está contaminada, un veterinario podrá efectuarle un test de salmonelosis.
Para evitar riesgos, lo más seguro es lavarse siempre las manos tras acariciar a un animal.

3. La clamidiasis aviar.

Esta infección se contrae sin contacto; basta con respirar partículas volátiles que provengan de excrementos secos de pájaros. La mayor parte de las aves domésticas son susceptibles de estar contaminadas, como los loros o los periquitos.
En el ser humano, los síntomas son dolores musculares, fiebre y escalofríos. Para evitar la contaminación, lave con regularidad la jaula del pájaro protegiéndose los ojos, la nariz y la boca.
Si cree que su pájaro tiene clamidiasis aviar, su veterinario puede ayudarle a curarla.

4. La enfermedad del arañazo de gato.

Las pulgas transportan la enfermedad de gato en gato y los humanos pueden cogerla si le muerde o le araña uno.
Los síntomas en las personas son parecidos a los de la gripe, pero las complicaciones pueden ser graves, como daños en las válvulas que son esenciales para que el corazón siga funcionando correctamente.
Para reducir el riesgo de infectarse, compruebe con regularidad que su gato no tiene pulgas y, para deshacerse de estos insectos, mezcle cinco gotas de aceite esencial de lavanda con tres cucharadas soperas de agua y aplique esta solución en el collar del gato.
Intente evitar los juegos con su gato en los que pueda acabar sufriendo algún arañazo y, si le araña, lave rápidamente la herida con agua y jabón.

5. Los gusanos redondos.

Los cachorros de gatos y perros suelen transmitir larvas y huevos de gusanos redondos o nematodos, que se encuentran en sus excrementos.
Las infecciones por gusanos redondos no son en general graves, aunque en algunas personas pueden implicar daños graves en ojos y nervios.
Es importante que sus mascotas estén libres de nematodos y, para ello, debe llevarlas al veterinario. De lo contrario, hay vermicidas (agentes que aniquilan los gusanos, especialmente en el tracto intestinal) a base de plantas que luchan contra los parásitos intestinales. Las plantas eficaces son el ajo, el clavo, la margosa o lila india, el ajenjo y la ruda. Estas fórmulas se diluyen en agua o se mezclan con el alimento que da a sus animales.
Autor del artículo: Juan-M. Dupuis
Fuentes de este artículo:

  1. “How to Protect Yourself From 5 Diseases You Can Get From Your Pet”. INH (The Institute for natural healing). November 6, 2015.
  2. “La toxoplasmose (toxoplasma). Passeportsante.net.
  3. Neglected Parasitic Infections in the United States: Toxoplasmosis. Centers for Disease Control and Prevention. US Department of Health & Human Services.
  4. “Pet Turtles: Cute But Contaminated with Salmonella”. FDA (U.S. Food and Drug Administration).
  5. “Cat-Scratch Disease (Bartonella henselae Infection). Centers for Disease Control and Prevention. US Department of Health & Human Services.
  6. “Dog Roundworm (Toxocara canis)”. Pets&Parasites.
PARA AMPLIAR, CONTRASTAR O PROFUNDIZAR:
  • ¿En qué ha ayudado la información de este artículo para prevenir las enfermedades que pudieran provenir de los animales domésticos o mascotas?.
  • ¿Qué nos han aportado los distintos enlaces-web que hemos propuesto para ampliar, contrastar o profundizar?.
  • Si tenemos mascotas o animales domésticos ¿cómo estamos cuidando de ellos para asegurar su buena salud y así evitar que ellos nos puedan transmitir sus enfermedades?.
  • ¿Qué cambios necesitamos llevar a cabo en estos cuidados y cómo los vamos a llevar a cabo para ser efectivos?.