lunes, 10 de marzo de 2014

Orientación familiar

Empecemos por leer el siguiente artículo:
Por supuesto que su lectura nos habla de un recurso concreto pero puede afirmarse que sus características son comunes a muchos otros recursos que abordan los conflictos que pueda haber en una pareja o en una familia.
Es una ayuda tanto para las situaciones de crisis "antes de que se produzca la ruptura" como también "para después de la ruptura". No importa tanto ello sino la situación de conflicto en sí; ése es su cometido esencial: ayudar a las parejas, a la familia entera a superar esa crisis, conflicto, choque de intereses, falta de entendimiento,...

"Somos imprevisibles".

En el mundo de las relaciones humanas 2+2 no son 4 sino múltiples resultados todos diferentes... e igualmente válidos.
En una sesión, un coloquio en el que salió el tema de los niños que sufren la separación de sus padres (el profesorado detectábamos en algunos niños, cuyos padres se hallaban en proceso de separación o ya se habían separado, graves problemas y hacíamos una llamada a "tratar de pensar en ello fuere cual fuere el desenlace final de esos conflictos familiares") una madre se animó a hablar de su experiencia:

- "Yo estuve a punto de separarme para siempre de mi marido. Y si hubiera hecho las cosas conforme las pensaba al principio lo que hubiera hecho es matarle porque no sentía sino cada vez más rechazo hacia él,... Cuando ya me harté de vivir así y de las peleas que a diario teníamos en casa [...] a espaldas de los hijos como también delante de ellos... un día le dije que "teníamos que terminar y que cada cual se fuera por su lado, ni mediación ni juzgados ni leches en vinagre, cada cual como si el otro no existiera y punto final".
Él se lo esperaba, me acusaba de ser yo la causante de aquello, [...]. Pero así lo hicimos: a los pocos días yo estaba en casa de mis padres con mis cosas y me llevé a los niños conmigo. Hubo luego muchos problemas [...] porque él no aceptó las cosas así y tras todos esos jaleos, policía, denuncias,... un día se nos propuso eso de la "Mediación familiar" y... acudimos. Sin embargo ninguno de los dos continuamos con aquello [...] porque nos dimos cuenta que "lo mismo que hacíamos en aquellas sesiones lo podíamos hacer nosotros y sin gastarnos un céntimo (la mediación cuesta dinero) y... ¡oh sorpresa!, nos dimos cuenta que seguíamos teniendo dificultades para entendernos, [...], pero éramos capaces de hablar de temas que ni siquiera recordábamos haber tratado alguna vez [...].
Nos enteramos que existía un recurso llamado de "Orientación familiar" y que era para ayudar en los problemas de relación en las familias y acudimos a ver qué era eso y si eso podía ayudar: nuestros hijos tenían muchos problemas, sufrían una enormidad todo esto [...]; lo hicimos por ellos, no por nosotros. Empezamos con muchas dudas pero a medida que aquellas sesiones se iban realizando y nosotros íbamos exponiendo TODAS NUESTRAS DIFICULTADES en nuestra relación [...] no sólamente nos íbamos comprendiendo mutuamente sino que también aprendimos a relacionarnos de otra manera [...]. Habíamos sido una calamidad de matrimonio, casi desde los primeros meses de casados y no sólo no mejoramos sino que fuimos a peor a medida que pasaba el tiempo [...]; decidimos tener hijos a ver si eso... ayudaba, pero fue al revés: se evidenciaron más todavía todos nuestros problemas de fondo.
Ninguno de los dos pensaba ya que tuviéramos nada que decirnos pero gracias a aquel recurso de "Orientación familiar" [...] hoy volvemos a compartir la misma casa, somos un hogar; tenemos nuestras cosas todavía pero lo afrontamos y además lo hacemos de maneras muy distintas a como lo hacíamos antes [...]. Somos imprevisibles, todo puede cambiar, siempre hay una oportunidad y creo que nuestros hijos lo merecen, lo necesitan. Nosotros lo hicimos por ellos y ahora tengo que decir (interrumpió su exposición, durante unos segundos, por la emoción que le superaba)... que gracias a nuestros hijos yo encontré el marido que siempre quise para mí en el hombre que ya estaba en mi casa... sólo que ninguno de los dos lo sabíamos porque no nos dimos ocasión siquiera ni de conocernos. Nos casamos siendo dos novios fogosos, mucha pasión,... pero ninguna madurez; nos creíamos que ya lo teníamos todo... y no teníamos nada".

Hay diversidad de enfoques.

No hay en esto, como tampoco en la Mediación familiar, un enfoque idéntico en todos los equipos e instituciones que trabajan en Orientación familiar pero, igual que en Mediación familiar, hay mucho en común y todo está orientado a beneficiar una mejor relación tanto en la pareja como en el conjunto de la familia. Todo dependerá de la implicación real de los principales interesados, los protagonistas reales de esta historia real: la pareja y la familia que decidan libremente emprender este proceso o camino para resolver sus conflictos.
Presentamos a continuación diversos enfoques que pueden darnos al final una idea de conjunto sobre este tema:
¿Qué conclusiones obtenemos?. Sería bueno hablar de esto en familia, haya o no problemas que lo justifiquen, y ver en qué nos sirve o puede ayudarnos este recurso de la "Orientación familiar". Nosotros vamos a tratar de apuntar ahora algunas ideas básicas que pueden contribuir a clarificar conceptos y valorar este recurso en su justa medida.

Orientación familiar, en resumen.

1.   Es una ayuda para la pareja orientada a mejorarse a sí mismos y también en sus relaciones interpersonales y matrimoniales y relaciones con el resto de la familia también; cuando ya son padres contribuye a desarrollar su tarea de educadores de sus hijos.

2.   Realiza este servicio mediante la puesta en marcha de los propios recursos personales que ya existen en las personas, resaltándolos y aprovechando sus potencialidades para, desde ellas, afrontar los problemas o situaciones que necesiten reconducirse y solucionarse.

3.   Se basa, por lo tanto, en una metodología participativa en la que los protagonistas no son los recursos externos sino la propia pareja, o miembros de la familia, que deciden implicarse en este proceso de crecimiento personal y familiar. El recurso externo se limita a "orientar" positivamente este proceso.

4.   Su meta esencial es preparar a todos los miembros de la unidad familiar participante para ser ciudadanos autónomos en sus tomas de decisiones y al mismo tiempo responsables de todas sus acciones y actitudes, teniendo en cuenta a los demás miembros de la familia que ya no son considerados "aparte" sino plenamente integrados en su proyecto de vida.

5.   Por consiguiente:
o    Será acogedora de todas las realidades personales y familiares que de alguna manera afecten al desarrollo de las relaciones familiares y al desarrollo personal de todos sus miembros.
o    Propiciará en todo momento un ambiente de comunicación honesta, positiva en la que puedan expresarse con libertad todas las cuestiones que estén en juego.
o    Propondrá herramientas, recursos,... que sirvan a la pareja o familia para aumentar su formación, concienciación sobre su responsabilidad como miembros de esta familia, como educadores de sus hijos y poniendo en juego todas sus habilidades, destrezas y capacidades que ya existen en ellos.
o    Acompañará todo este caminar adaptando su metodología al ritmo que la propia pareja o familia esté dispuesta a seguir.

PARA LA REFLEXIÓN EN FAMILIA:
  • ¿Nos ha servido este artículo para comprender bien lo que "Orientación familiar" es o significa?; ¿qué sería necesario aclarar o ampliar más al respecto?.
  • ¿Has participado alguna vez en algún proceso de "Orientación familiar"?, ¿te sirvió?; ¿qué destacarías de esa experiencia en lo positivo?, ¿qué destacarías de ello que necesite mejorar?.
  • ¿Qué conclusiones prácticas obtuviste de la lectura de esta entrada o de las webs que ofrecemos para ampliar, contrastar o profundizar?.
PARA AMPLIAR, CONTRASTAR O PROFUNDIZAR: