sábado, 16 de noviembre de 2013

Ir a la Iglesia o ser Iglesia

Escrito por: Néstor Mora Núñez

He leído un interesante texto que habla sobre “Las 4 razones por las que la gente deja de ir a la iglesia” escrito por Pablo J. Ginés, en este mismo portal.
El artículo está basado en el libro: «Por qué ya nadie quiere ir a la iglesia», que habla de las iglesias protestantes, pero que tiene algunas consideraciones similares a lo que nos ocurre a los católicos. No voy a repetir el artículo, pero les recomiendo que lo lean.
Esta mañana tuve una larga conversación con un amigo que me señalaba lo vacías que estaban las iglesias y los pocos jóvenes que había en ellas. Mi amigo vive en el centro histórico de una ciudad en fuerte declive demográfico, en la que hay 10 iglesias entre 5 y 10 minutos de tranquilo paseo. Sobre los jóvenes, le comentaba que si uno va a comprar a un supermercado del centro, también lo verá lleno de personas mayores, la demografía es un hecho implacable.
Para contrastar los clichés, le invité a que viniera a mi parroquia. Está situada en una zona residencial del extrarradio donde vivimos matrimonios con hijos menores de 20 años. Muchos con niños pequeños. Si se atreviera a venir, vería como las misas se llenan a tope y muchas personas siguen la celebración desde la megafonía externa.
En lo que coincidimos, mi amigo y yo, es que hay muchos jóvenes menores de 30 años que asisten poco o nada a misa. Pero curiosamente, cuando tienen hijos, algo les hace click en su interior y aparecen de repente.
Razones para no ir a la iglesia hay miles. ¿Cuántas se les ocurren para no ir al trabajo o al colegio?. Vamos al trabajo y al colegio porque existe una obligación que nos impide dejar de asistir. Den libertad para no asistir al trabajo sin que “pase nada” y verán las pocas personas que continúan haciéndolo.
Lo que sí es cierto, es que la mayoría de los matrimonios jóvenes dejan de asistir cuando sus hijos hacen la primera comunión. ¿Por qué?; porque pierden la razón de ir a la iglesia cada domingo. El objetivo se ha cumplido: primera comunión de su hijo. Lo triste es que la Iglesia, tras 4 o 5 años de asistencia medianamente asidua, no les ha ofertado un cambio muy ventajoso para ellos: dejar de ir a la iglesia, para empezar a ser Iglesia.
Iglesia es comunidad, diálogo, proyectos comunes, participación, donación de tiempo y talentos. Si reducimos la Iglesia únicamente a la Eucaristía dominical, muchas personas pensarán que hay cosas más útiles que hacer el domingo y aficiones más placenteras. Los sacramentos son el cúspide de nuestra vivencia religiosa, pero ¿qué sentido tiene una cúspide sin un inmenso pedestal que la eleve donde debe estar colocada?. El gran pedestal es la comunidad que vive, trabaja, aprende, se sostiene y mejora unida.
Si nos reunimos el domingo, pero vivimos sin vínculos y proyectos comunes ¿somos realmente una comunidad cristiana?. La vida de fe se consolida en comunidad. Si vivimos la fe solos, encerrados y recelosos de los demás ¿qué nos aporta realmente la fe?. Pareciera que las palabras de Cristo no hicieran mella en nosotros.
Si nos limitamos a ir a la iglesia por obligación, posiblemente encontremos muchas razones que nos “impidan” asistir los domingos a misa. Entre ellas las 4 que se explicitan en el texto que les recomendé y otras decenas más. Algunas tremendamente “convincentes”, para quien se escuda en ellas.
Ir a la iglesia sólo tiene sentido si antes somos Iglesia.
Néstor Mora Núñez
CUESTIONES PARA NUESTRA REFLEXIÓN:
Son bastantes personas ya que han expresado su interés por temas relacionados con la fe, la vida y compromiso cristiano y lo relacionado con la celebración de la fe.
Este artículo de Néstor Mora Núñez nos puede servir para entrar en estos temas y generar reflexión sobre nuestras prácticas y actitudes al respecto y, sobre todo, ver qué podemos hacer y cómo en relación con la educación en la fe de nuestros hijos.
Empecemos por comentar el artículo anterior:
  • ¿Coincidimos con esas 4 razones generales que presenta Pablo J. Ginés "para no ir a la Iglesia"?. ¿Qué otras apuntaríamos?.
  • ¿Qué nos parece el análisis que hace Néstor Mora Núñez sobre esas cuestiones o cuestión de fondo que resalta al final de su artículo: "Ir a la Iglesia sólo tiene sentido si antes somos Iglesia"?.
  • ¿A qué creemos que se refiere Néstor Mora cuando dice: "Iglesia es comunidad, diálogo, proyectos comunes, participación, donación de tiempo y talentos"?. ¿Qué pueden ser esos "proyectos", "donación de tiempo y talentos"?.
"Cada cual sabe dónde le aprieta el zapato", dice el refrán. Cada cual conoce su realidad parroquial, familiar y personal; cada cual sabe también por lo tanto lo que puede o no hacer y también el cómo llevarlo a cabo. Si en algo vemos que podemos cambiar o impulsar cambios en la realidad que conocemos... también algo tendremos que hacer para lograrlo; es importante por lo tanto que nos planteemos:
  • ¿Nos sentimos Iglesia?, ¿nos sentimos responsables, parte, de ella... o la miramos como algo ajeno a nosotros?.
  • ¿Nos satisface la vida comunitaria que se vive en nuestra parroquia?. ¿Creemos que puede mejorar?, ¿en qué?.
  • ¿Qué "proyectos" hay en nuestra parroquia que estén en marcha ahora mismo?, ¿qué otros nos gustaría que existieran?.
  • ¿Podríamos colaborar en alguno o algunos de los existentes?, ¿podríamos comprometernos en impulsar algún proyecto nuevo?.
  • ¿Qué estamos dispuestos a poner de nuestra parte para hacer realidad esto que nos gustaría que fuera?, ¿qué ayuda o apoyo necesitamos de la comunidad parroquial?.
PARA AMPLIAR CONTRASTAR O PROFUNDIZAR: