sábado, 7 de septiembre de 2013

Potenciar nuestras facultades para el estudio

Para rendir en los estudios no basta con contar con "buena disposición" -aunque eso sea esencial- o con mucha voluntad. La Psicología nos demuestra que también se requieren APTITUDES.
Aparte de lo que podamos decir acerca de las INTELIGENCIAS MÚLTIPLES, que abordaremos en otro artículo, y que nos demuestran que "no hay una sola inteligencia sino muchas" y, por lo tanto, "ser inteligente no es únicamente sacar buenas notas en Tal o Cual asignaturas -por importantes o prestigiosas que sean- sino que la inteligencia se manifiesta, expresa y desarrolla a través de múltiples formas, contextos y lenguajes.

Rasgos mentales de nuestra inteligencia.
En este artículo únicamente hablaremos de algunas facultades que son comunes o se hallan en todas esas inteligencias que mencionábamos antes. Esta facultades tienen unos rasgos mentales sobre los que necesitamos tener ideas claras para poderlos desarrollar con más eficiencia:

1.   La ATENCIÓN inmediata y reflexiva, que en el estudio hace posible la fijación y distinción de conceptos y no meramente la captación de datos.
o    ¿Tienen nuestros hijos en casa posibilidades para poder desarrollar esa atención?.
o    ¿Qué elementos la favorecen o la podrían apoyar?.
o    ¿Qué elementos pueden perjudicarla?, ¿cómo solucionar esto?.

2.   La MEMORIA gráfica, la cual tiende a recordar de forma relacionada y no sólo automática.
o    ¿Cómo es la memoria de nuestros hijos?, ¿retienen con facilidad aquello que estudian o quieren aprender?.
o    ¿Cuáles pueden ser las causas de que "parezca que tienen poca memoria"?, ¿qué soluciones o alternativas tenemos al respecto?.
o    ¿Qué elementos favorecen el desarrollo de la memoria?, ¿qué hacer en concreto para desarrollarla?.

3.   La CAPACIDAD ANALÍTICA que tiende a convertirse en instrumento de reflexión y diferenciación, el cual aporta al estudio claridad en la observación de lo que es común y diferente, esencial y accesorio,...
o    ¿Saben nuestros hijos distinguir en un texto escrito, imagen o vídeo, gráfico, algo que escuchan,... lo que es esencial de lo que es secundario,...?; ¿qué  dificultades hallan?, ¿qué les ayuda?.
o    ¿Cómo ayudarles a desarrollar esta capacidad analítica?.

4.   La FLUIDEZ VERBAL, la cual permite expresar el propio pensamiento de manera ordenada, coherente, dinámica, concreta, rica.
o    ¿Tienen nuestros hijos una fluidez verbal adecuada a sus edades?, ¿en qué lo observamos?.
o    ¿Qué elementos favorecen o pueden favorecer esa fluidez verbal?.
o    ¿Cómo hacer en concreto para ayudarles a adquirir mayor fluidez verbal?.

5.   La IMAGINACIÓN PRÁCTICA o concreta, siempre necesaria para establecer relaciones con la vida real o cotidiana. Establece relaciones mentales, aunque sean elementales, entre la realidad y la teoría.
o    ¿Tienden nuestros hijos a ver utilidad en lo que hacen o estudian?, o ¿creen que todo eso es una pérdida de tiempo?.
o    ¿Cómo ayudarles a ver los beneficios del estudio, del esfuerzo intelectual y puedan motivarse para emprender cualquier tarea intelectual?.

6.   La COHERENCIA MENTAL, a la que solemos llamar "lógica" y que nos hace posible el descubrimiento de la realidad en sus aspectos generales y naturales.
o    ¿Tienen comportamientos lógicos ante cualquier estímulo?, ¿responden con coherencia a las preguntas o cuestiones que se les plantean?.
o    Si acaso no  fuera así, ¿cómo podríamos enseñarles a contestar con lógica o coherencia en sus respuestas?.

7.   La CREATIVIDAD o capacidad de tomar iniciativas para conseguir resolver de forma eficaz las cuestiones que se van presentando.
o    ¿Qué solemos hacer cuando no tenemos "respuestas aprendidas" a situaciones imprevistas y para las cuales no tenemos las herramientas o recursos más adecuados?, ¿cómo nos sentimos y cómo reaccionamos?.
o    ¿Qué haríamos si no tuviéramos miedo al fracaso o si nadie juzgara nuestras respuestas o bien confiáramos más en nosotros mismos?.
o    ¿Cómo hacer para ayudar a nuestros hijos a desarrollar su creatividad?.

8.   El JUICIO PRÁCTICO, el cual nos permite llevar la realidad de la vida a los estudios y los estudios a la realidad de la vida constantemente, sin disociación alguna.

o    ¿Qué percepción tenemos, también nuestros hijos, sobre lo que plantean los libros de texto?,¿son elementos que están plenamente en la cotidianidad?, ¿son cercanos a nuestra experiencia?.
o    ¿Cómo solemos responder ante un reto si éste no tiene nada que ver con nosotros?, ¿y cuando sí tiene total correspondencia?.
o    ¿Cómo hacer para que nuestros hijos vean en sus estudios, de cualquier materia, una oportunidad de encarar mejor sus vidas?.

Autoconocimiento y mejora de nosotros mismos.
Conocernos mejor a nosotros mismos nos proporcionará posibilidades de mejora ya que hace posible reforzar aquellos puntos que parecen frágiles, corregir o rectificar 
en aquello que no nos favorece y ampliar el beneficio en lo que ya marcha bien; todo ello redundará en mejores resultados en cada operación intelectual que se realice.

Hay una forma muy sencilla, familiar y práctica de intentar el autoconocimiento: preguntarnos sin obsesiones por el propio modo de ser y de actuar para sacar conclusiones prácticas e inmediatas:
  • ¿Cómo es mi mente y cómo hacer para que funcione más a mi favor?.
  • ¿Cuáles son mis principales dificultades y cuáles son las causas que las provocan?.
  • ¿Qué parte de razón tengo cuando me quejo de que los datos no se me quedan?, ¿pongo realmente los medios para lograr retener esos datos?.
  • ¿Soy consciente de mis propias cualidades y aptitudes?, ¿me siento responsable de sacar de ellas el máximo provecho?.
  • ¿Cuál de esas cualidades que tengo me parece la fundamental y sobre la que puedo armar toda mi estrategia de trabajo?.
  • ¿Confío en que pueda compensar mis limitaciones con el aumento de mi dedicación, esfuerzo y voluntad?.
  • ¿Pongo en juego mis cualidades de forma adecuada a lo que me pide cada materia concreta?.
  • ...
  • ¿Cómo es pues mi mente?, ¿estoy satisfecho con mi modo de responder en lo académico?.
Estas preguntas, hechas con honestidad y afán de mejora, deben servir para animarnos y no para deprimirnos, tanto si nuestras respuestas han sido positivas como si algunas han resultado negativas.

Somos en constante cambio.
Cuando las dificultades se abordan con realismo y sabemos descubrir sus causas... para luego buscar alternativas que eliminen o hagan disminuir la incidencia de esas dificultades... entonces nos hallamos ante la posibilidad de hacer cambiar los resultados.

Todo dependerá de "en qué punto ponemos especialmente la atención":
1.   Si la ponemos en lo negativo, sólo en nuestras deficiencias o carencias y limitaciones,... lo más probable es que caigamos en el victimismo. Nos convertimos en VÍCTIMAS.
2.   Si la ponemos en nuestras cualidades -aunque no neguemos nuestras limitaciones- las posibilidades de vencer o superar esas limitaciones aumentan considerablemente. Nos convertimos en PROTAGONISTAS.

Lo que importa, pues, no es la fotografía que nos hacemos en un momento dado, en unas circunstancias determinadas, en unos contextos concretos,... sino la vida que camina y avanza con sus luces y sus sombras pero llevando en nuestras manos las riendas de nosotros mismos.

Por lo tanto:
1.   Nos conviene explorar esas cualidades, aptitudes o potencialidades con serenidad, objetividad, actitud de conversión y de querer mejorar.
2.   Nos hará bien explorarnos a nosotros mismos no sólo para conocernos y para ser realistas sino también para mejorarnos con constancia e intensidad en el esfuerzo.


Finalmente, hemos de admitir también que nunca nos conoceremos ni nos mejoraremos lo suficiente como para quedar definitivamente perfectos. Nuestra vida es siempre caminar hacia adelante y hacia dentro.

PARA AMPLIAR CONTRASTAR O PROFUNDIZAR: