viernes, 13 de septiembre de 2013

Instrumentos de trabajo

De igual manera que un agricultor necesita de sus instrumentos de labranza, limpieza, también de su habilidad para usar adecuadamente esos instrumentos,... o como el pescador de sus redes y demás aparejos de pesca, del propio medio en el que trabaja -el mar-... así también el estudiante.
¿Qué ocurriría si un agricultor estima mucho su tierra, su parcela, pero carece totalmente de instrumental para trabajarla o al pescador lo único que se le permite es flotar sobre el agua?, ¿qué frutos obtendrían?. De igual modo el estudiante: si carece de material o instrumental de trabajo y tampoco sabe cómo usarlo... ¿podrá obtener buenos resultados académicos?.
"Esas cosas se aprenden en la escuela, para eso va". Es verdad, para eso va a la escuela pero también podemos en y desde casa facilitar este conocimiento, y mucho, mejor que nadie, orientarle en su mejor manejo. Nosotros, los padres, somos sus mejores maestros y no es porque tengamos más o menos estudios que estos profesionales de la educación sino porque además del conocimiento que tenemos de nuestros hijos nos unen a ellos unos vínculos irreemplazables, únicos; tenemos todo a nuestro favor.

¿Qué recursos tenemos?.
Examinemos nuestros recursos, nuestros instrumentos de trabajo porque "estudiar no es quedarse pasivamente contemplando un libro de texto ni es solamente recordar lo que un profesor haya explicado o comentado"; estudiar es actuar intensamente sobre una materia, en un momento, con una intención, según un proceso. Ésa es la razón por la que todo aquél que quiera rendir en el trabajo intelectual habrá de preguntarse con honestidad:

1.   ¿Cuento con recursos suficientes y adecuados para mis estudios?.
2.   ¿Sé usar esos instrumentos y soy capaz de seleccionar en cada momento los que me resultan mejores o más útiles?.
3.   ¿Los aprovecho al máximo sin quejas ni nostalgias sobre otros que pudiera poseer?.
4.   ¿Entiendo que los instrumentos de trabajo son "medios" y no son un "fin" en sí mismos?.
5.   ¿Estoy dispuesto a conseguir aquellos otros que necesite por mí mismo sin esperar a que cómodamente me los pongan sobre la mesa?.
6.   ¿Sé usar cada instrumento oportunamente y no convertirlo  en objeto de distracción?.
7.   ...

Herramientas personales.
Puede parecer que hemos hablado sólo de "instrumental material" hasta este punto; en realidad no es así ya que existen otras herramientas aún mejores y que no pueden adquirirse en comercio alguno y son gratis ya que están dentro de nosotros: son nuestras habilidades, aptitudes, destrezas, capacidades, motivación, ganas de crecer,...; las más relacionadas directamente con el estudio son:

1.   Habilidad organizativa.
2.   Capacidad lectora.
3.   Hábitos de orden y reflexión.
4.   Facilidad para esquematizar y sistematizar.
5.   Cordialidad para encontrar ayudas (en compañeros, profesores,...).
6.   Riqueza expresiva y la  fuerza comprensiva.
7.   Actitud de querer aprender y crecer interiormente.
8.   Deseos de indagar, explorar "espacios" nuevos.
9.   Optimismo realista, sin dejarse llevar por miedos ni trabas.

Estos instrumentos se adquieren y desarrollan lentamente y se pierden difícilmente, así que constituyen lo más valioso en nuestro trabajo estudiantil.

Herramientas externas.
Hay "otros" instrumentos que se hallan fuera de nosotros, son accidentales -pueden o no estar y en mayor o menor medida:

1.   El material con y sobre el que escribir, pintar o colorear; recortar, pegar,...
2.   Los libros de texto, de consulta y diccionarios.
3.   Instrumental informático y conexión a internet.
4.   Demás aparatos tecnológicos que favorezcan nuestros intereses estudiantiles.
5.   Lugares silenciosos y acogedores (ideales para el estudio).
6.   Comodidad material que asegura la concentración.
7.   Ausencia de obstáculos y distracciones.
8.   Orden y limpieza del lugar elegido para estudiar.
9.   Tiempos específicos para dedicar al estudio.

Conclusión.

Todos estos medios que acabamos de mencionar son relativos a los hábitos adquiridos, a nuestras habilidades y a nuestras actitudes; puede ocurrir perfectamente que los podamos tener en abundancia y con gran facilidad y, sin embargo, apenas ser usados por nuestra incompetencia o desidia. Y podría suceder que apenas los tengamos y con muchas limitaciones y, sin embargo, gracias a nuestra actitud frente al estudio logremos excelentes resultados (nosotros defendemos prioritariamente los "personales", son decisorios siempre y en todo caso, aunque obviamente, lo ideal sería que pudiéramos disfrutar de ambos grupos: personales y externos; lo ideal es armonizarlos, complementar unos con los otros).


PARA AMPLIAR, CONTRASTAR O PROFUNDIZAR: