martes, 20 de noviembre de 2012

Los celos en la pareja


Se dice que “los celos son algo normal cuando hay amor entre las personas: son signo de que hay interés entre ellas”.
Pero cuando esos celos se convierten en afán de posesión del otro es porque nos falta seguridad en nosotros mismos, autoestima y nos sobra miedo: se convierten en enfermizos, en falso amor y un dolor PARA TODOS.
Esto que acabamos de decir vale para todas las relaciones. En este artículo vamos a centrarnos únicamente en las “relaciones de pareja”.
Celos en la pareja.
En el libro “Educar las emociones y los sentimientos” Manuel Segura y Margarita Arcas abordan también este tema y lo hacen mediante algunos ejemplos, tales como el de la obra “Otelo”, de Shakespeare; en esa obra hay una escena en la que “el malvado Yago intenta poner celoso a Otelo haciéndole ver que su esposa, Desdémona, ama a Casio” –cosa totalmente falsa- pero a base de una serie de estrategias que Yago desarrolla logra hacer ver a Otelo lo inexistente llevado también por lo que su propia imaginación, condicionada hábilmente por Yago, le hace interpretar. El drama y el fatal desenlace no se hacen esperar.
¿Qué subyace en el sentimiento de celos en la pareja?.
Pueden haber diversas causas pero todas ellas arrancan de quien los experimenta:
  1. Falta de confianza en la otra parte y llegar a creer que la pareja puede llegar a valorar a otra persona más que a uno mismo. Esta falta de confianza en la pareja nos lleva a dar por hecho que "tendrá más poder la influencia de un tercero que la capacidad de nuestra pareja de no ceder a esa influencia".
  2. Falta de autoestima: llegando a necesitar tanto de las atenciones de la pareja que el imaginar tan sólo que alguien pueda mostrar interés por ella  -aunque no tenga tintes de atracción sexual- lo interpretamos como expresión de que "no valemos ya para nuestra pareja o hemos dejado de valer para ella", lo cual nos sume en depresión y otras  respuestas de tipo violento con nosotros mismos, con la pareja o bien con aquella persona que consideramos culpable de la supuesta falta de atención de la pareja.
  3. Experiencias de pareja negativas en las que se sufrió abandono a causa de la ruptura de la pareja relacionada con un tercero. Cualquier cosa que "recuerde" aquella experiencia llevará a temer de tal modo una nueva separación que generará con toda probabilidad estos celos.
  4. Causas externas: Puede haber objetivamente verdadera intención de un tercero que procure por todos los medios desestabilizar nuestra relación de pareja; en este caso estos celos pueden o no darse (dependiendo también de nuestra autoestima y de la confianza que tengamos en nuestra pareja). Puede ser también el que nuestra propia pareja opte directamente y sin intervención de nadie por ese alejamiento por diversas razones.
¿Qué respuestas podemos adoptar ante los celos?.
Sentir celos no es en sí malo ni bueno, como no lo es sentimiento alguno; sencillamente nos dan información de lo que nos pasa por dentro. (Otra cuestión es que estos celos nos hagan sufrir a todos injustamente o de manera infundada, en cuyo caso hay que erradicarlos lo antes posible y si para ello necesitamos la  ayuda de personal y terapias especializados... aprovechémoslos). Por lo tanto, pensemos:
  1. ¿Por qué me siento así?, ¿qué razones objetivas hay para sentir celos de mi pareja?.
  2. ¿Me siento bien conmigo mismo, independientemente del aprecio o amor que mi pareja sienta por mí?, ¿me valoro por mí mismo, no por la respuesta que los demás puedan dar ante mí?.
  3. Si efectivamente hay alguien que intenta desestabilizar la relación que tengo con mi pareja ¿confío plenamente en que mi pareja sabrá responder ante esa injerencia?, ¿considero que ella es realmente libre y dueña de sus propias decisiones, tanto si son de mi agrado como si no?.
  4. ...
Y actuemos, máxime si entendemos tras este análisis que "podemos hacer algo para cambiar la situación" (descartando, obviamente toda reacción violenta para con nosotros mismos -el autoabandono físico, decuidarnos, maltratarnos interiormente con pensamientos autodestructivos son pura violencia- y para con los demás: nuestra propia pareja u otras  personas que de alguna manera consideramos responsables de nuestra respuesta interior). Algunas pistas de actuación:
  1. Si observamos que estos celos provienen sólo de nuestro interior y que no hay razones objetivas, trabajemos nuestra autoestima, desarrollémosla, hagámosla fuerte, consistente. ¿Cómo?:
    • Cuidar nuestro aspecto físico, aseo, vestir limpio, desarrollar hábitos de vida sana, emprendamos cursos formativos de nuestro agrado o aquéllas actividades gratificantes que nunca nos decidimos a emprender siempre por múltiples condicionantes que postergaron su puesta en marcha,...
    • Cuidar nuestros pensamientos: evitar todos aquéllos que sean autodestructivos o infravalorantes y cambiarlos por otros que resalten elementos positivos que sean reales (autoengañarse no es tampoco buena solución).
    • Cuidar de uno mismo, en suma, ya que aumentar el aprecio hacia quienes somos se reflejará con toda seguridad en nuestro bienestar, felicidad,... y por supuesto también aumentará nuestro atractivo -si es que es eso lo que creíamos haber perdido-....
  2. Si estos celos provienen de elementos objetivos y deseamos realmente no sólo conservar nuestra relación de pareja actual sino revitalizarla, hacerla conforme sería nuestro deseo que fuera:
    • Empecemos por hablar de lo que nos sucede con nuestra pareja, hablemos con honestidad; primero con uno mismo (diálogo interno) y luego con nuestra pareja directamente.
    • Hagamos con ella conforme nos gustaría que ella hiciera con nosotros (no coinciden los  gustos muchas veces pero de seguro que sabremos a estas alturas qué es lo que ella espera o desea de nosotros).
    • Revisemos todo lo que esté en nuestra mano que hemos descuidado hasta la fecha o a lo que le hemos ido quitando importancia. No consiste en repetir exactamente lo mismo que hicimos cuando éramos novios sino de actualizar nuestro interés, la pasión, el amor, dedicación, ayuda, corresponsabilidad en las tareas del hogar, confidencialidad, gestos de complicidad,... al momento actual,... y llevar a la práctica lo que vemos claramente que podríamos hacer o los cambios que necesitemos introducir.
    • ...
La solución a una situación de pareja insulsa, o en la que los celos hacen acto de presencia cada vez más preocupante, el mejor antídoto es la renovación, hacer un buen análisis crítico de la situación empezando por reconocer la realidad tal cual es, analizar sus causas y sus consecuencias, proponernos cambios realizables y llevarlos a cabo con decisión.
Depende más de lo que hagamos nosotros que no de lo que hagan los demás.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN EN FAMILIA:
  • ¿Me considero una persona "celosa"?, ¿me hacen sufrir esos celos?.
  • ¿Cómo podría resolver esos celos o superarlos de manera que no me hicieran sufrir ni provocar daños a mi propia pareja o a otras personas?.
  • ¿Es mi pareja la que es excesivamente celosa?, ¿tiene motivos para sentir esos celos?.
  • ¿Qué puedo hacer para ayudarla a superar esos celos?.
  • Si no sabemos cómo afrontar esta situación de celos ¿qué podríamos hacer?. ¿Sabemos de recursos sociales o profesionales que nos puedan ayudar a superar esta situación de celos?, ¿estamos dispuestos a solicitar su ayuda o mediación?.
PARA AMPLIAR, CONTRASTAR O PROFUNDIZAR: