domingo, 2 de octubre de 2011

¿Cómo sacar adelante los estudios?


Jesús Jarque, en su web http://www.jesusjarque.com/ , nos presenta un interesantísimo folleto dirigido a niños y niñas de 8 a 16 años aproximadamente. Al pinchar sobre él nos ofrece la posibilidad también de descargarlo y guardarlo en nuestro equipo. Éste se titula:
Como podrán comprobar, les ofrece unas pautas básicas sobre cómo afrontar los estudios. El autor nos recomienda las formas siguientes de usarlo:

- Entregarlo a los chicos para que lo lean y lo tengan presente.
- Puede ser un material para las sesiones de tutoría.
- Se puede entregar a las familias o a los alumnos cuando sea conveniente, como material de asesoramiento.
Añadiría que "sería ideal que padres y madres nos sentemos con nuestros hijos para dialogar sobre estas ideas y ver juntos la manera de llevarlas a la práctica".

CONTENIDO:

1. El estudio es cosa tuya:
• Los estudios son cosa tuya, ni de tus padres ni de tus profesores.
• Tú eres el responsable de ellos y aunque pueden ayudarte, dependen de ti: son la obligación que tienes en este momento.
• Éste es TU trabajo ahora mismo.
• Por tanto, no tiene sentido que tus padres te tengan que decir que te pongas a estudiar.

2. Aprovecha el tiempo de clase:
• El estudio comienza aprovechando las horas que pasas en clase.
• Si aprovechas el tiempo de las clases, tendrás buena parte del trabajo hecho.
• Atiende a las explicaciones y toma nota de lo importante.
• Si te dejan tiempo para realizar las actividades aprovéchalas: tienes reciente la explicación y si no sabes algo puedes preguntar a tu profesor.

3. Usa la agenda:
• Acostúmbrate a ir apuntando el trabajo que llevas para casa. Ve tachando los objetivos conseguidos.
• Usa una agenda o una libreta, pero anota tu lista de tareas.
• Anota también las fechas de los controles y de la entrega de trabajos.
• Si necesitas aclarar alguna cosa, pregúntale a tus profesores o a las personas que te han entregado tal  o cual información,  material o tarea a realizar.
 
4. Todos los días un poco:
• El estudio es una actividad más de tu vida diaria: como comer, descansar o jugar.
• Elabórate un horario de la tarde y hazle hueco.
• El tiempo depende del curso en el que estés, pero como mínimo tienes que dedicarle una hora todos los días.
• El tiempo de estudio es para realizar los deberes, repasar e ir aprendiendo lo importante. Por eso, aunque no tengas deberes, tienes que dedicarle un tiempo diario.
• Si te habitúas a dedicarle todos los días un poco de tiempo te resultará más cómodo sacar los estudios adelante.

5. Estudia sin distracciones:
• Busca un sitio para estudiar que no tenga distracciones.
• No estudies con la televisión o con el ordenador encendido: no estarás atento y perderás el tiempo.
• El tiempo que dediques al estudio dedícalo sólo a eso.
• Tampoco te pongas a consultar el ordenador justo antes de estudiar, mejor déjalo para cuando termines (salvo que sea imprescindible para obtener algo que precisas asimilar previamente).

6. Organiza tus cuadernos y materiales:
• Organiza bien tus cuadernos y el material de estudio.
• Siempre será más cómodo encontrar lo que buscas y además rentabilizarás mejor el tiempo.

7. Estudia haciéndote preguntas:
• Cuando estudias no se trata solo de aprender las cosas de memoria. Intenta aprender los contenidos de manera que los comprendas.
• Estudiar haciéndote preguntas te ayudará. Por ejemplo, si tienes que estudiar “los medios de transporte” puedes hacerte preguntas: ¿Qué son? ¿Cómo se clasifican los medios? ¿Qué transportes hay en cada medio? ¿Qué ventajas tiene cada uno de esos medios? etc.

8. Resuelve ejercicios ya corregidos:
• Otra forma de estudiar consiste en copiar los enunciados de ejercicios ya resueltos e intentar realizarlos de nuevo.
• Después compruebas el resultado para saber si lo has realizado correctamente.
• Esta forma de estudiar sirve, por ejemplo, para matemáticas o inglés, pero seguro que la puedes usar en
otras asignaturas.

9. Pregunta si no sabes algo:
• Si no sabes resolver algunos deberes escolares, pregunta a tus padres, compañeros o profesores.
• Pero antes de preguntarles, intenta buscar la solución sin ayuda. Si te acostumbras a pedir ayuda, te costará resolver los exámenes por ti mismo (hay diccionarios, enciclopedias, internet -wikipedia-,... aprovecha esos recursos en cuanto te sea posible: aquello que averigües con tu propio esfuerzo lo retendrás mejor así que si te limitas a preguntar para obtener la respuesta mecánicamente).
• Deja las preguntas para el final del tiempo que dedicas a estudiar. De esta forma no estarás interrumpiendo constantemente.

10. Cuídate:
• El estudio es muy similar al entrenamiento deportivo.
• Para que tu cerebro rinda adecuadamente debes cuidar algunos aspectos.
• Necesitas dormir lo suficiente, desayunar antes de ir a las clases y hacer algo de ejercicio o deporte todos los días.

 11. Dosifica los tiempos:
• No trates de estudiar un tema 3 horas seguidas ni dos sin descanso: normalmente, la atención o concentración en algo no sobrepasa los 3/4 de hora; a partir de ese tiempo, generalmente, se rinde en la misma tarea cada vez menos de forma acelerada.
• Cambia de materia, por lo tanto, cada 45 minutos aproximadamente alternando actividad escrita o manual con actividad excluisvamente mental y si ello no es  posible... utiliza pequeños descansos de unos minutos aprovechando  para estirarse, hacer ejercicios de respiración profunda, etc...
• Sigue, a ser posible, la lógica de "estudiar primero aquello que presente mayor dificultad y al final lo más sencillo".

Pueden visitar y sacar buen provecho de los siguientes enlaces-web:
Y no olvides nunca que "no se estudia sólo para aprobar unos exámenes, se estudia para APRENDER, para desarrollar nuestras capacidades intelectuales, para crecer en sabiduría y capacidad de raciocinio -no se avanza mucho si nos limitamos sólo a memorizar sin razonar o relacionar los distintos saberes con los que entramos en contacto"-.
Se estudia para preparar nuestro futuro y el de nuestro entorno: tenemos en nuestras manos las herramientas que harán que el mundo sea mañana lo que nosotros hagamos hoy.